miércoles, diciembre 7, 2022
miércoles, diciembre 7, 2022

Felipe VI reivindica el poder judicial y la democracia en Barcelona, con Lesmes destacando la «fuerza» de su presencia en la entrega de despachos

El rey y el presidente del CGPJ y el Supremo han vuelto a liderar un acto al que el monarca no pudo asistir, con controversia, en 2020

El rey ha asegurado este lunes que en una sociedad «plenamente democrática» como la española, el poder judicial, desde «la independencia y la imparcialidad», es un pilar primordial para reforzar «la convivencia pacífica» y la concordia.

Felipe VI ha defendido el papel de la Justicia en el acto de entrega de despachos a los nuevos jueces celebrado en el Auditori de Barcelona, al que el pasado año no asistió por decisión del Gobierno alegando que ello podría alterar la convivencia.

Sin hacer ninguna mención a la controversia que generó su ausencia el pasado año, el monarca ha destacado la legitimidad «constitucional y moral» de la Justicia como «una institución esencial en la que los ciudadanos pueden confiar».

«Una sociedad moderna y avanzada como la nuestra, una sociedad plenamente democrática como es la sociedad española sólo puede desarrollarse en paz y concordia si cuenta con un mecanismo independiente y neutral para la resolución de los conflictos», ha proclamado el jefe del Estado en un acto al que no ha asistido el presidente de la Generalidad, Pere Aragonés, ni ninguno de sus consejeros.

En la ceremonia sí han participado la ministra de Justicia, Pilar Llop; el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes; el del Tribunal Constitucional, Pedro González-Trevijano, y la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, entre otras autoridades judiciales.

Lesmes ha expresado su agradecimiento a Felipe VI por volver a presidir la ceremonia.

«Su presencia honra a quienes servimos en España a la Justicia y a quienes hoy se incorporan a esa tarea», ha manifestado el presidente del CGPJ.

Tras recordar que la Constitución consagra que la justicia «emana del pueblo y se administra en nombre del rey», Lesmes ha mantenido que la presencia del monarca en el acto «no solo sirve para resaltar la dignidad» de la función de los jueces sino que «tiene, sobre todo, una enorme fuerza simbólica y un profundo significado constitucional».

La justicia, ha recalcado el presidente del Supremo, «se administra en nombre de quien simboliza la unidad y permanencia de nuestro Estado, conjugándose así en la forma constitucional, armónicamente, las ideas de soberanía y unidad de nuestra nación».

En nombre de «toda la carrera judicial», ha agradecido al rey que presida un acto «tan importante» para los jueces: «La presencia de vuestra majestad en esta ceremonia honra a quienes en España servimos a la justicia y a quienes hoy se incorporan a esta tarea y, por ello, os damos una vez más las gracias», ha reiterado.

Lesmes, cuyo mandato lleva caducado casi tres años ante la falta de acuerdo para renovar el CGPJ por parte de PSOE y PP, ha recordado a los nuevos jueces «la necesidad de juzgar en ausencia de elementos extraños, no aceptables procesal ni jurídicamente, tendentes a influir, ilegítimamente, en el pronunciamiento judicial».

«Esos elementos extraños a los que me refería pueden ser de muy diversa índole y corresponde al ordenamiento jurídico y, en su caso, al órgano de gobierno de los jueces, pero también al propio juzgador, establecer las barreras necesarias para que no lleguen a interferir en la labor jurisdiccional ni a distorsionar la toma de decisiones», ha abundado.

Para Lesmes, ello implica «un compromiso activo por parte de los miembros de la judicatura con el buen funcionamiento del sistema judicial, promoviendo en la sociedad una actitud de respeto y confianza en el poder judicial» y ejerciendo su función «de manera prudente y respetuosa con los demás poderes del Estado».

También ha pedido a los nuevos jueces que su apariencia de imparcialidad no se vea afectada nunca por «declaraciones públicas» y que mantengan una conducta «que reafirme la confianza de los ciudadanos en el ejercicio de la función jurisdiccional, cuya dignidad exige un comportamiento acorde con la misma».

Lesmes avivó la controversia el pasado año cuando desveló que Felipe VI le telefoneó para transmitirle que le “hubiera gustado” estar en el acto de entrega de los diplomas.

Una revelación que dio pie al entonces vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, a acusar al monarca de “vulnerar la neutralidad constitucional y democrática” al interpretar su llamada como una queja al Gobierno por no acudir a la ceremonia.

También el director de la Escuela Judicial, Jorge Jiménez, ha agradecido a don Felipe su asistencia este lunes por representar «un sólido apoyo» a la institución, cuya sede está en Barcelona.

Tras recordar que «las instituciones en toda la sociedad son esenciales para hacer realidad la idea de Estado», del que el poder judicial es parte «nuclear», Felipe VI se ha dirigido a los 188 nuevos jueces que integran la 70 promoción de la carrera judicial para pedirles que actúen desde «la independencia y la imparcialidad».

«La aplicación del caso concreto, desde el más estricto rigor técnico, pero también desde la valoración en conciencia de las específicas circunstancias de cada asunto, es lo que da sentido a vuestra entrega al servicio público de la Justicia», ha sostenido el jefe del Estado, quien ha recibido una cerrada ovación completada con un «¡Viva el rey!» de los presentes.

En su opinión, estos elementos definen «la esencia de la función judicial en un Estado de derecho y son indispensables para la estabilidad social».

Ha hecho ver a los nuevos jueces que su compromiso con la ciudadanía ha de ser «inquebrantable» y que su tarea a partir de ahora va a ser «compleja», por lo que les ha animado a actuar con «espíritu constitucional» para contribuir «al buen nombre y gran labor del poder judicial español».

La nueva hornada la componen 188 jueces, de los que 134 son mujeres, el 71,2 por ciento, con una edad media de 28 años.

El principal contingente, formado por 73 jueces, irá destinado a juzgados de Cataluña, mientras que 45 se estrenarán en Andalucía.

El rey les ha felicitado y les ha transmitido su «admiración y gratitud» por el papel que pasan a desempeñar una vez completada su formación.

Felipe VI, junto a los miembros de la cúpula judicial, ha entregado los despachos a cada uno de los miembros de la promoción.

El público, y también el rey, ha brindado una especial ovación a una de las nuevas juezas, que ha recogido el diploma en su silla de ruedas.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores