jueves, abril 18, 2024
jueves, abril 18, 2024

Esperanzador paso en la lucha contra el alzhéimer: un fármaco experimental reduce el declive cognitivo

El lecanemab «reduce los marcadores de amiloiodes en el alzhéimer temprano» aunque deberá seguir desarrollándose por la aparición de efectos secundarios

Un nuevo ensayo clínico ha confirmado la eficacia del fármaco experimental lecanemab para ralentizar los efectos de la enfermedad de Alzheimer, aunque también ha señalado sus efectos adversos y la necesidad de estudios más prolongados.

El estudio de fase tres, publicado por The New England Journal of Medicine, fue llevado a cabo en diversos centros médicos durante 18 meses, con un total de 1.795 pacientes de entre 50 y 90 años y en las primeras etapas de la enfermedad. Los resultados del ensayo clínico muestran que el anticuerpo monoclonal «reduce los marcadores de amiloiodes en el alzhéimer temprano», y resulta en «un declive moderadamente inferior en las mediciones cognitivas y de funciones en comparación con el placebo».

En particular, el fármaco permitió ralentizar este declive en aproximadamente un cuarto durante los 18 meses que duró el estudio.

Las conclusiones del estudio añaden no obstante que el fármaco «fue asociado con efectos adversos» y subraya la necesidad de «ensayos más prolongados para determinar la eficacia y la seguridad del lecanemab en el alzhéimer temprano».

Los datos del estudio que se ha publicado en la citada revista revelan que de los 1.795 participantes del ensayo, 898 recibieron lecanemab y 897 un placebo. Al final del ensayo, entre los pacientes del grupo del lecanemab, se registraron 0,7 por ciento de muertes y en el grupo de placebo un 0,8 por ciento. El estudio, que asegura que ninguna muerte estuvo relacionada con lecanemab, precisa que se produjeron efectos adversos graves en el 14% de los participantes del grupo del fármaco y en el 11,3% de los del grupo de placebo.

Los resultados sobre la eficacia del medicamento son similares a los anunciados el pasado septiembre por la farmacéutica nipona Eisai y por la estadounidense Biogen, responsables de su desarrollo, en su propio ensayo clínico.

Fuente: EFE.

Relacionados

spot_img

Colaboradores