sábado, enero 28, 2023
sábado, enero 28, 2023

España arde: Extremadura, Castilla y León, Andalucía y Galicia siguen luchando contra los incendios forestales

Los incendios forestales de Castilla y León preocupan, ya que cuatro de ellos han sido declarados de nivel dos en una escala de gravedad ascendente que va de cero a tres

Varios son los incendios que se encuentran activos en España. Comunidades autónomas como Extremadura, Castilla y León, Andalucía o Galicia, entre otras, luchan contra el fuego este domingo, aunque algunas de ellas ya llevan días intentándolo.

El fuego continúa devorando hectáreas de vegetación en Extremadura y Castilla León en medio de una ola de calor con temperaturas que superan los 40 grados, mientras los medios de lucha contra incendios trabajan este domingo para sofocar las llamas, como en el caso de Galicia, que vive «un día para la esperanza».

El incendio forestal declarado en la zona de la Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte (Cáceres) ha sido «claramente provocado», según ha afirmado este domingo el director de Política Forestal de la Junta, Pedro Muñoz.

«Un incendio a las once de la noche, con dos focos, cuando todos los medios estaban centrados en Las Hurdes y Casas de Miravete, está claro que fue un incendio provocado«, ha subrayado Muñoz.

La zona afectada está entre Jerte y Tornavacas. No hay peligro para la población, aunque sí se ha cortado de manera preventiva el camino de acceso desde Jerte a la conocida zona de Los Pilones.

En cuanto al incendio de Casa de Miravete, que afecta a la zona del Parque Nacional de Monfragüe, está «prácticamente perimetrado», y en Las Hurdes «afortunadamente» la subida de la humedad «ha venido bien», pero hay que estar vigilantes a rebrotes dentro del perímetro.

Aunque de manera provisional, Muñoz ha señalado que en su conjunto estos dos incendios habrían quemado unas 6.000 hectáreas en Extremadura.

En algunos sitios se ha permitido el acceso para atender animales, aunque ha insistido en que en toda la provincia de Cáceres se declaró el nivel 2 para permitir el trabajo de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El jefe de la Oficina de Comunicación Pública de la Unidad Militar de Emergencias, Aurelio Soto, ha destacado los trabajos realizados por la UME en Salamanca, donde hay desplegados 241 efectivos que colaboran en la extinción del incendio de Monsagro, que lleva quemadas más de 2.200 hectáreas y se ha reactivado en varios focos al incrementarse el viento en la zona, una situación que ya se preveía.

Los servicios de extinción de incendios también están trabajando en el valle de Las Batuecas, donde se ha reactivado un pequeño foco junto al monasterio de San José, que el viernes tuvo que ser desalojado por la proximidad de las llamas.

Por otra parte, el incendio de Cebreros «no ha empeorado», ha señalado el alcalde de la localidad abulense Pedro José Muñoz, quien ha destacado el «gran perímetro» del incendio que se declaró a primera hora de la tarde del sábado, cuyas llamas se iniciaron en «suelo urbano».

Según el delegado de la Junta, José Francisco Hernández, el incendio, de Nivel 1 en una escala de peligrosidad de 0 a 3, ha tenido esta noche una evolución «altamente favorable», sin que por el momento haya llama en el perímetro afectado.

En el de Navafría, que ha cortado la carretera Nacional 110 y ha quemado un millar de hectáreas, la UME realiza labores de vigilancia, liquidación y remate dentro del perímetro.

El conselleiro do Medio Rural de la Xunta, José González, ha afirmado este domingo que Galicia vive «un día para la esperanza» puesto que los incendios, que han quemado 4.430 hectáreas, ya están perimetrados y el trabajo se centra en que «no haya reproducciones».

Si bien ha reconocido que «no están en fase de estabilización», sí están «cerca del control»: «Los incendios no están avanzando y estamos trabajando para que en sus perímetros no haya reproducciones», ha proseguido.

Aunque el origen de los incendios está en los rayos, en una situación de «alta temperatura, viento y baja humedad», que hacen que se reproduzcan de forma sencilla, ha matizado que uno de ellos empezó por una chispa.

Sobre los tres incendios con riesgo para núcleos poblados en la provincia de Lugo, uno en A Pobra do Brollón y otros dos en Folgoso do Courel, ha detallado que «en esas aldeas el peligro ya pasó» y «no hay ninguna posibilidad de que vuelva a reproducirse el fuego» contra esos núcleos.

En Andalucía, la evolución del incendio que afecta desde el viernes a la sierra de Mijas ha permitido la vuelta a sus casas de los desalojados de varias urbanizaciones de Alhaurín el Grande, aunque los bomberos forestales continúan trabajando por tierra y han contado con el apoyo de un dron.

Aún continúan desalojados los vecinos de unas 300 edificaciones de Alhaurín de la Torre (Jarapalos, Comendador Alto y la parte exterior de Pinos de Alhaurín) y un número aún no actualizado en Alhaurín el Grande, donde antes de los últimos realojos estaban afectadas más de 1.300 viviendas, según los datos de Emergencias 112.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores