lunes, abril 19, 2021

Enero, el peor mes del coronavirus desde la primera ola

El primer mes de 2021 deja casi 900.000 contagiados, una incidencia por las nubes y las UCI hospitalarias ocupadas por pacientes COVID al 45%

El mes de enero ha supuesto lo que sin duda es lo peor de la tercera ola, al menos hasta el momento. El colapso en los hospitales, especialmente en regiones como la Comunidad Valenciana, las Castillas, la Comunidad de Madrid o Cataluña, ha recordado a los meses de marzo y abril cuando el enemigo invisible del COVID se cebó con especial virulencia. Y es que ha sido el mes con más ingresos desde que hay datos fiables.

La capacidad de hacer test estaba al inicio de la pandemia mucho menos desarrollada que ahora, por lo que es casi seguro que más gente se contagió durante la primera ola que en enero. Sin embargo, es significativo que, en el primer mes de 2021, a pesar de saber mucho más sobre el virus, del uso generalizado de la mascarilla y de los inicios del proceso de vacunación, se han detectado casi 900.000 positivos. Esto supone casi el doble de casos de los registrados en octubre o noviembre.

Estos datos han llevado a cerrar el mes de enero con una incidencia de 866 casos por 100.000 habitantes, cuando a partir de los 250 ya se considera la situación de «extremo riesgo». Sin ir más lejos, el día 26 de este mes, el mismo en que Salvador Illa abandonaba su cargo como ministro de Sanidad, Extremadura, Castilla y León, Murcia o la Comunidad Valenciana superaban los 1.300 casos por cada 100.000 habitantes.

Por último, en cuanto a las hospitalizaciones, cabe destacar la cifra de ocupación de las UCI. La media nacional de hospitalizados en cuidados intensivos es del 45%, pero en ciertas autonomías se sitúa por encima del 50%: Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Ceuta, Comunidad Valenciana, La Rioja y Melilla. Se trata de cifras que ponen en jaque el normal funcionamiento del sistema sanitario. De hecho, en algunas regiones ya se están posponiendo cirugías no urgentes para tratar a los pacientes con coronavirus.

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado