sábado, enero 28, 2023
sábado, enero 28, 2023

Elecciones presidenciales en República Checa

Las elecciones presidenciales checas se hicieron la semana pasada (14 y 15 de enero). En la primera ronda se presentaron un total de 8 candidatos, el ex primer ministro Andrej Babiš, el diputado Jaroslav Basta, los senadores Pavel Fischer y Marek Hilser, la economista Danuse Nerudová, el exgeneral Petr Pavel, el empresario Karel Divis y el médico Tomás Zima.

Ningún candidato de la primera vuelta alcanzó el 50% necesario para ser presidente, así que los dos candidatos con mayor porcentaje pasan a una segunda vuelta, ésta se hace dos semanas después, es decir, el 28 y 29 de enero. ¿Qué candidatos han pasado a la segunda vuelta? El candidato con mayor porcentaje de la primera vuelta fue Petr Pavel con un 35,40% de los votos y Babiš obtuvo el 35% de los votos, de hecho, tan solo 22.000 votos separaron a los dos candidatos. La participación superó el 68%, seis puntos más que en las presidenciales de 2018.

Lo único que está claro de esta segunda vuelta es que será la primera vez que desde 2013 tendrán a un presidente que no sea Miloš Zeman, que es el actual presidente del país checo. Zeman, siempre se había presentado como candidato por el Partido de los Derechos Civiles, una formación socialdemócrata, antiinmigración, reivindicativa de la soberanía nacional e incluso a la que se ha tildado de rusófila.

Las anteriores elecciones parlamentarias de octubre de 2021 dejaron una cosa clara, República Checa no quiere socialismo. Tanto el Partido Socialdemócrata como el Partido Comunista, no consiguieron entrar al parlamento, ya que no consiguieron el porcentaje necesario para entrar. Los mayores perdedores, de hecho, fueron los comunistas, con el peor resultado de su historia, siempre presentes en la cámara desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué función tiene el presidente en República Checa?

La figura del presidente en la República Checa sería como lo que es el rey en España, es decir, un carácter meramente ceremonial. El único poder político que tiene es la capacidad de veto que le permite devolver proyectos de leyes al parlamento aunque este puede ser revocado por el poder legislativo. El presidente se escoge cada 5 años y solo puede ser reelegido una vez.

¿Cuál es la historia de cada candidato y qué es lo que proponen?

Andrej Babiš es conocido por ser uno de los empresarios más importantes en la República Checa, de hecho, es multimillonario. Babiš, entró en política en 2012, y un año después su movimiento ANO triunfó en las elecciones anticipadas. Primero fue ministro de Economía, y tras ganar las elecciones de 2017 fue primer ministro hasta el año 2021. Asimismo, es un gran amigo del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán.

Babiš se ha visto envuelto en varios escándalos de corrupción, pero no ha sido condenado por ninguno y siempre ha salido impune. El lema de su campaña es “Ayudar a la gente, por lo tanto Babiš”.

Conociendo quién es Babiš, podemos proseguir qué propone si se convierte en presidente. En primer lugar, apoya a Ucrania, pero se centra en una posición menos belicista, de hecho, afirma que, “la asistencia a Ucrania debe ser sostenible para nuestro país, en términos de economía y equipamiento militar”. En segundo lugar, Babiš no está a favor de la adopción del euro, “la República Checa no debería garantizar las deudas de otros países sobreendeudados de la eurozona”. En tercer lugar, el tema de la inmigración es algo que el exprimer ministro tiene claro, “la inmigración ilegal es una amenaza potencial para Europa y debemos detenerla protegiendo nuestras fronteras”. En cuarto lugar, Babiš, pese a que firmó como primer ministro el pacto verde, no está del todo de acuerdo con todos los puntos y que incluso alguno de estos podría ser peligroso, como la prohibición de la producción de automóviles con motores de combustión interna. “Sin un enfoque racional, el Pacto Verde podría convertirse en el suicidio verde de Europa”. En quinto lugar, él está de acuerdo con el matrimonio homosexual.

Petr Pavel es un antiguo jefe de Estado Mayor, que ocupó el más alto cargo militar en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de 2015 a 2018. En su juventud militó en el partido comunista, pero dice que se arrepiente, ya que lo atribuye a su temprana edad. Pavel es el candidato predilecto del actual primer ministro, Petr Fiala. El lema de su campaña es “Devolvamos el orden y la calma a la República Checa”.

Seguramente Pavel sea el más desconocido para el lector que no sea checo, ahora con la introducción hecha, podemos ver qué propone si se convierte en presidente. En primer lugar, propone un apoyo incondicional a Ucrania, queriendo incluso visitar el país. En segundo lugar, Pavel está a favor de la adopción del euro, “sí al euro, ya que estamos comprometidos con ello y nos traerá más ventajas que inconvenientes”. En tercer lugar, el exmilitar tiene un punto de vista algo distinto en la inmigración, “lo importante es mostrar solidaridad, pero nuestras ayudas deben motivar, es decir, debe llevar a las personas a contribuir activamente a nuestra sociedad, no a usarla. Por lo tanto, es necesario establecer reglas claras y supervisar su observancia”. En cuarto lugar, Pavel apoya totalmente el Pacto Verde, “el Pacto Verde es una realidad de la que no podemos huir, la dramática situación con respecto a la calidad del medio ambiente no ha desaparecido”. Además, él sugiere que tienen que abandonar la energía rusa lo antes posible. En quinto lugar, él también está de acuerdo con el matrimonio homosexual.

El conflicto ruso-ucraniano: el tema más conflictivo entre los dos candidatos

Este tema se volvió aún más conflictivo con el cartel electoral puesto por el partido de Babiš con el lema «No arrastraré a la República Checa a la guerra. Soy diplomático, no un soldado».

Petr Pavel en reiteradas ocasiones ha acusado a Babiš de ser un candidato proruso, de hecho, en el reciente debate que tuvieron los dos candidatos en la televisión checa lo dejó claro. “El señor Babiš es el candidato del castillo, el candidato del bando prorruso en este país, el candidato de la gente que está aterrorizada de verse arrastrada a la guerra”. Posteriormente, en el mismo debate se contradijo diciendo que nunca había dicho que Babiš era proruso, pero que sí había hecho afirmaciones prorrusas y que había sido apoyado por círculos prorusos.

Babiš respondió a estas acusaciones sin pestañear, «yo fui el primer ministro que expulsó a decenas de diplomáticos rusos, nunca visité la embajada rusa, nunca traté con el embajador ruso ni con Putin. Asimismo, extraditamos al hacker prorruso Nikulin a Estados Unidos”.

Babiš acusa a Pavel de ser un candidato progobierno, algo que según él sería poco independiente, ya que no miraría por la gente, sino que miraría por él y para el gobierno. También ha afirmado que Pavel es un candidato belicista, “el Sr. Pavel es un candidato progubernamental. Y si alguien hablaba de guerra, era Fiala, había innumerables titulares. En febrero de 2022, él y otros ministros dijeron que estábamos en guerra. No quiero una guerra. Quiero la paz, y si llego a ser presidente, haría todo lo posible para que esta terrible guerra termine y no muera gente allí».

Conclusión

Según todas las encuestas, Pavel sería el candidato con mayores posibilidades para ganar las elecciones. Si bien es cierto que Pavel lleva esta ventaja, la inflación, los altos precios energéticos y la pérdida del poder adquisitivo en la ciudadanía checa puede llevar a que voten a un candidato menos belicista. Babiš podría darle la vuelta a las encuestas por el enfado general en la sociedad checa, además, la experiencia política y económica de Babiš puede jugar un papel fundamental para aquellos ciudadanos indecisos. Asimismo, los ciudadanos indecisos más afectados por la inflación y los altos precios energéticos podrían decantarse por Babiš, no porque les guste, sino porque Pavel les podría parecer “más de lo mismo”, es decir, alguien igual al primer ministro y esto podría afectar al exmilitar.

Así que como he explicado, la situación está totalmente abierta y no hay nada dicho, lo único cierto es que son las elecciones más polarizadas que ha tenido República Checa desde que se independizó en 1993.

Relacionados

spot_img

Colaboradores