sábado, noviembre 26, 2022
sábado, noviembre 26, 2022

Elecciones en Castilla y León: barones del PP reprochan a Casado errores estratégicos y excesivo optimismo

Dirigentes territoriales critican la táctica de Génova, a la que atribuyen una pérdida de dos puntos en los sondeos, unos cinco escaños

Cuando Pablo Casado y Alfonso Fernández Mañueco tomaron la decisión de convocar elecciones anticipadas en Castilla y León, lo hicieron pensando en Madrid. Ambos imaginaban una campaña rápida y una victoria incontestable, como la que obtuvo Isabel Díaz Ayuso en mayo de 2021. En esta ocasión, sin embargo, el triunfo no tiene visos de ser tan rotundo.

Eso es al menos lo que reflejan los sondeos, en los que el PP ha pasado de rozar la mayoría absoluta a quedarse bastante lejos de ella, haciendo virtualmente obligatorio un pacto con Vox.

Este descenso se le reprocha a Génova, según baronías territoriales del PP citadas por el diario El Mundo. En concreto, a Casado y a su equipo se le echa en cara que hablasen de mayoría absoluta cuando las encuestas internas que manejaban los populares castellanoleoneses no pintaban un escenario tan optimista. Ahora, el PP juega con desventaja en el juego de las expectativas.

Pero no es la única crítica que los dirigentes territoriales del partido hacen a la dirección nacional. Recriminan, por ejemplo, que Casado aporta menos en campaña que barones como Ayuso o Alberto Núñez Feijoó, así como el hecho de que el líder nacional se haya desviado a ciertos temas y mensajes que han hecho descarrilar la estrategia de Mañueco.

Sobre esto último, el reproche a Génova va por la línea de que Casado entrase a asuntos de carácter identitario, como una defensa del campo demasiado pasional, un terreno en el que Vox se mueve con mayor comodidad que los populares. Las baronías opinan, siempre según El Mundo, que el líder del PP debería haber subrayado la capacidad de gestión de su partido, un aspecto donde los azules se sienten fuertes frente a un Vox sin apenas experiencia de gobierno.

Así, los dirigentes regionales hablan de que es preciso «olvidarse de Vox» y pasar a «ensanchar las bases» y «mirar al centro, que es donde se ganan las elecciones».

Las quejas, además, no quedan en abstracto. Las fuentes cifran estos errores de estrategia en dos puntos de intención de voto, es decir, en unos cinco escaños. Una diferencia que, si se hace caso a los sondeos, podría marcar la diferencia entre un PP con las manos libres o teniendo que atender las demandas de Vox para poder gobernar.

Relacionados

spot_img

Colaboradores