sábado, noviembre 27, 2021

El sutil cambio en la bandera francesa que ha introducido Macron

El jefe del Elíseo ha recuperado la versión de 1794 de la enseña gala con un ligero cambio de tonalidad

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha cambiado la bandera de su país. Lo ha hecho, además, de forma inadvertida, sin anunciarlo oficialmente y sin pasar por los clásicos comités que suelen constituirse para esta clase de iniciativas. Es más, el hecho no ha trascendido hasta que los medios de comunicación lo han advertido y se han hecho eco de ello.

En parte es comprensible ya que el cambio es sutil. El Elíseo comenzó a utilizar en julio de 2020 una versión de la enseña gala con un tono de azul más oscuro, del llamado tono Prusia, que el que venía usándose en las últimas décadas.

A la izquierda, la bandera en uso hasta julio de 2020, con un tono de azul muy similar al de la bandera de la UE. A la derecha, la nueva versión impulsada por Macron, con un azul más oscuro.

La iniciativa que, según publica Le Parisien, ha partido de Arnaud Jolens, director de operaciones del Elíseo, y consiste en recuperar la bandera previa a 1976. Fue en ese año cuando el entonces presidente de la República, Valéry Giscard d’Estaing, introdujo el último cambio en la bandera francesa, que ha ondeado en los mástiles de los edificios oficiales durante más de cuarenta años.

Macron, sin embargo, ha querido recuperar la versión de 1793, directamente ligada a la Revolución Francesa y que, de paso, ofrece un mayor contraste con el azul de la bandera de la Unión Europea, junto a la que aparece la del país en muchas ocasiones.

El diseño de la bandera francesa data del segundo año del gobierno de la Convención y se atribuye a Lafayette. Ha sido la enseña nacional del país desde entonces, con la excepción del reinado de Luis Felipe de Orleans (1830-1848).

Artículos relacionados