viernes, agosto 19, 2022

El primer ministro de Irlanda del Norte dimite como protesta por las reglas comerciales del Brexit

Givan ha criticado este protocolo que afecta a las instituciones norirlandesas por el «delicado equilibrio» que supone mantener el tratado de la UE y el Reino Unido tras el Brexit

El primer ministro de Irlanda del Norte, el unionista Paul Givan, presentó este jueves su dimisión al frente del Gobierno de poder compartido en protesta contra el protocolo norirlandés entre la Unión Europea y el Reino Unido.

La decisión la ha tomado después de reunirse en Belfast con su formación, el Partido Democrático Unionista (DUP), cuyo ministro de Agricultura, Edwin Poots, ordenó el miércoles de manera unilateral suspender los controles aduaneros previstos en el protocolo a los productos que llegan a Irlanda del Norte desde la isla de Gran Bretaña.

La dimisión de Givan provoca de manera automática la salida también del Ejecutivo autónomo de la viceministra principal, la dirigente del nacionalista Sinn Féin Michelle O’Neill, lo que sume a la provincia en una nueva crisis institucional, a apenas tres meses de las elecciones autonómicas.

En su declaración ante los medios, Givan dijo que las instituciones norirlandesas se ven afectadas por el «delicado equilibrio» que supone mantener el mandato del acuerdo de paz del Viernes Santo (1998) y el tratado sellado entre la UE y el Reino Unido tras el Brexit, con el instrumento del protocolo como principal problema.

Este mecanismo, que entró en vigor el 1 de enero de 2021 junto con el resto de acuerdos del Brexit, obliga a revisar las mercancías que llegan a Irlanda del Norte desde la isla de Gran Bretaña para evitar la entrada incontrolada de productos al mercado comunitario europeo.

No obstante, la nueva burocracia ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en la región, sobre todo en la comunidad unionista-protestante, que ve peligrar su posición dentro del Reino Unido, más aún cuando el Brexit ha impulsado el objetivo histórico de los nacionalistas para reunificar la isla de Irlanda.

«El principio de consentimiento es la piedra angular del acuerdo de Belfast (Viernes Santo) y es mi sincero deseo que todos los sectores de la comunidad pronto puedan dar su consentimiento para la restauración de un Ejecutivo en pleno funcionamiento, a través de una resolución de los problemas que lamentablemente nos han llevado a este punto», explicó Givan.

Fuente: EFE

Artículos relacionados