martes, febrero 7, 2023
martes, febrero 7, 2023

El PP se reúne este martes para analizar el resultado en Castilla y León y el posible pacto con Vox

Los populares tendrán que analizar las distintas hipótesis de una negociación para obtener la llave del Gobierno de la región que lidera Fernandez Mañueco

El Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular, con Pablo Casado a la cabeza, analiza este martes el resultado de las elecciones de Castilla y León, donde la victoria por la mínima de Alfonso Fernández Mañueco aboca a un pacto con Vox, si el PSOE descarta una abstención.

Los principales dirigentes del PP y los barones autonómicos se darán cita en Génova 13 a las 17.30 después de un adelanto electoral en el que, tras romper con Ciudadanos, los populares aspiraban a una mayoría amplia para no depender de terceros, que sin embargo no han logrado.

Además de Alfonso Fernández Mañueco, a la sede nacional del PP acudirán los presidentes de la Comunidad de Madrid, Galicia y la Región de Murcia, Isabel Díaz Ayuso, Alberto Núñez Feijóo y Fernando López Miras. No podrá acudir presencialmente Juanma Moreno Bonilla, presidente andaluz, porque tiene Consejo de Gobierno y agenda en Sevilla.

Tras las elecciones, el PP se ha reivindicado como el ran ganador frente al PSOE, el derrotado, pero el partido de Casado se ve obligado a debatir su relación con Vox, que tiene la llave del Gobierno tras pasar de uno a trece procuradores.

Juan García-Gallardo, cabeza de lista de Vox en Castilla y León, ha dicho ya que su formación tiene «el derecho y la obligación de integrar el Gobierno de Castilla y León» y ha exigido la derogación de la normativa autonómica contra la violencia de género y sobre memoria histórica.

Mañueco ha manifestado que su primera opción es formar un Gobierno del PP con apoyos desde fuera, aunque no ha descartado tener que formar coalición, con la única opción real de Vox, dado que con las formaciones minoritarias no suman los 41 procuradores necesarios para la mayoría parlamentaria.

En el seno del PP preocupa que un pacto con Vox espante al electorado de centro y de armas electorales a la izquierda, aunque algunos dirigentes quitan hierro a este peligro. En todo caso, el PP también ha deslizado la posibilidad de otros posibles apoyos externos. Su portavoz en el Senado, Javier Maroto, ha puesto como ejemplo el acuerdo por la recuperación económica que se alcanzó con el PSOE.

Los populares sugieran así la posibilidad de que sea una abstención de los socialistas la que les permita gobernar. Es la opción por la que apuesta el alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, que sin embargo no gusta en Ferraz.

Los defensores de esta vía en el PP creen que pondría a prueba el cordón sanitario que el PSOE reclama contra Vox. Pero ésta es una senda improbable que además entraña riesgos puesto que uno de los caballos de batalla de Vox es igualar al PP y al PSOE.

Los populares tendrán que analizar este martes las distintas hipótesis de una negociación que llevará en primera persona Fernández Mañueco, que ha negado que Génova le haya intentado imponer líneas rojas. No es el único debate que tensa al PP, pues una vez pasada la campaña vuelve a primera línea el conflicto entre la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y Génova, por el control del PP madrileño.

El portavoz del Gobierno madrileño, Enrique Ossorio, no ha tardado ni 24 horas en reclamar que el congreso autonómico del PP se celebre cuanto antes. La victoria por la mínima de Mañueco tiene también una lectura interna porque entre los objetivos declarados estaba emular la gesta de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, pero no se ha logrado porque en Castilla y León el PP no suma los escaños que pierde Ciudadanos y Vox tiene más poder de influencia.

Génova ha negado que los comicios refuercen a Díaz Ayuso en detrimento de Pablo Casado, porque el que gana es el PP, pero el liderazgo de su jefe de filas sigue siendo objeto de debate. El PP tiene pendiente convocar el congreso autonómico de Madrid y también otros cónclaves, como el de Extremadura o La Rioja.

A día de hoy no parece probable que un adelanto en Andalucía interrumpa este calendario, pues tras marcar distancias con Castilla y León el Gobierno andaluz de PP y Cs ha recalcado que el objetivo es agotar la legislatura.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores