miércoles, agosto 17, 2022

El PP cierra filas en torno al liderazgo de un Casado arropado por figuras internacionales como Sarkozy y Tusk

Esperanza Aguirre y el alcalde José Luis Martínez-Almeida han querido escenificar una foto de unidad con el presidente del partido

En la cita de la convención nacional del PP en Madrid, su presidente, Pablo Casado, ha cuidado a los populares madrileños y en ausencia de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha sentado a su lado a Esperanza Aguirre y ha secundado el aplauso más prolongado en lo que va de cónclave con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, como destinatario.

La convención nacional comenzaba opacada por la batalla por el poder en Madrid, pero tras tres días de cónclave se ha confirmado como el escenario de un cierre de filas del partido en torno a su líder. También en Madrid y pese a que Díaz Ayuso esté de viaje en Estados Unidos.

Al apoyo del expresidente Mariano Rajoy o de barones autonómicos como Alberto Núñez Feijóo en Galicia o Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León, en Madrid se ha unido el alcalde de la capital.

El también portavoz nacional del PP ha pedido a Casado, parafraseando al polaco Donald Tusk, que «por favor», gane las elecciones «por España y por los españoles». Y ha recibido un largo aplauso de los populares.

Casado ha aprovechado además la presencia de Esperanza Aguirre, que con su llegada a la convención ha provocado revuelo entre periodistas y dirigentes, para escenificar una foto de unidad con la que dejar atrás las críticas de la expresidenta ante la batalla abierta por el poder en Madrid.

Aguirre denunció que si se ponían trabas a la candidatura de Isabel Díaz Ayuso para presidir el PP de Madrid era a causa de los «niñatos» de Génova y por los «chiquilicuatres» del equipo de Martínez-Almeida, pero este miércoles se ha sentado junto a Casado, le ha aplaudido y ha conversado con el alcalde de Madrid.

En el escenario, Casado ha elogiado al PP de Madrid y ha excusado la ausencia de Díaz Ayuso. «La presidenta no ha podido venir porque tenía un viaje agendado en Estados Unidos, pero te manda un saludo», le ha dicho a Sarkozy. En Génova han recordado que el sábado Díaz Ayuso sí estará en Valencia junto al resto de barones.

Casado también ha engrosado en Madrid su nómina de apoyos internacionales. A los exmandatarios europeos como Donald Tusk o Antonio Tajani, se ha unido el expresidente francés Nicolás Sarkozy, al que el PP mantiene como referente pese a su condena por corrupción.

La primera vez que Sarkozy vio a Casado, hace once años, auguró que iba a ser presidente del Gobierno de España. «Basta con verlo. Eres fuerte y vosotros (el PP) sois poderosos», ha afirmado el expresidente galo.

Y le ha dado consejos: «La guía ganadora» es «ampliarse para reunir», «sin debilitar el discurso» y no ser «timoratos», pues cree Sarkozy que los populismos emergen por la tibieza de las fuerzas de la derecha.

Casado ha sellado su entendimiento con Sarkozy -muy crítico con los pactos con EH Bildu y con el independentismo- haciendo una visita al Guernica.

Del expresidente portugués José Manuel Durão Barroso ha escuchado la llamada a un «centro fuerte» para oponerse a los extremismos de izquierda y de derechas porque «centroderecha no quiere decir menos, quiere decir más». «No es un centro suave, un centro blando, es un centro duro». Y sin complejos.

Y ha señalado Durão Barroso que en su vida política su tarea más difícil fue ser «líder de la oposición», la posición que ahora ocupa Casado y en la que se ha visto reforzado.

Ante ambos, Casado ha recalcado que están listos para gobernar. La convención ha evidenciado además que, en un momento dulce en los sondeos, los suyos han aparcado los peros a su liderazgo.

Este jueves el líder del PP comprobará si también quien fuese su mentor, el expresidente José María Aznar, está satisfecho con su labor, cuando la convención nacional recale en Sevilla, donde también estarán el presidente andaluz, Juanma Moreno, o el Nobel Mario Vargas Llosa.

Fuente: EFE

Artículos relacionados