miércoles, agosto 17, 2022

El PIB vuelve a contradecir las previsiones del Gobierno: la economía apenas crece un 2% en el tercer trimestre

Supera el crecimiento del 1,1 % del segundo trimestre y la caída del 0,6 % del primero, pero sigue un 6,6 % por debajo de los niveles precrisis

La economía española creció un 2 % durante el tercer trimestre del año, pese a la recaída del consumo de los hogares, un comportamiento que fue compensado por una mejora de la inversión y, sobre todo, de la demanda externa gracias a las exportaciones.

De acuerdo con el avance de contabilidad nacional publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el PIB acelera su crecimiento en el tercer trimestre respecto al alza del 1,1 % del segundo y a la caída del 0,6 % del primero, en línea con el paulatino levantamiento de las restricciones para contener la pandemia de la covid-19.

Sin tener en cuenta el tercer trimestre de 2020, cuando la economía creció un 16,8 % tras el confinamiento, el alza del 2 % sería la mayor registrada en casi 50 años.

El INE explica que para este avance de la contabilidad nacional la mayoría de indicadores coyunturales recogidos son de julio y agosto, aunque se han añadido datos adelantados de septiembre.

El secretario de Estado de Economía, Gonzalo García Andrés, ha asegurado que, junto con los datos de la EPA conocidos el jueves, este dato del PIB confirma que «durante el tercer trimestre la recuperación se ha acelerado» gracias al avance en la campaña de vacunación y la mejora de la movilidad, que «han impulsado el crecimiento de la actividad y del empleo».

En el desglose de los datos, la demanda nacional (consumo e inversión) sumó 0,2 puntos al avance del PIB trimestral, mientras que la demanda externa aportó 1,8 puntos.

El consumo de los hogares recayó en el tercer trimestre, un 0,5 %, frente al crecimiento del 4,7 % del segundo, mientras que la inversión en su conjunto repuntó y creció un 2 %, gracias al alza de la dirigida a bienes de equipo y maquinaria (3,6 %), mientras que la destinada a vivienda y construcción de mantuvo sin cambios.

Las exportaciones se impulsaron al 6,4 %, tras haber crecido el 0,9 % en el segundo trimestre, mientras que las importaciones se moderaron al 0,7 %, tras subir un 4,2 % en el periodo anterior.

El empleo de la economía, medido en horas trabajadas, aumentó un 0,3 % respecto al trimestre anterior, tasa que fue más elevada en el caso de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (4 %), debido a la caída de las horas trabajadas y de la jornada media.

El PIB sube un 2,7 % en tasa interanual

En comparación con un año antes, el PIB aumentó un 2,7 %, una tasa 14,8 puntos más moderada que la del segundo trimestre del año cuando se disparó un 19,8 % debido al efecto comparación con un segundo trimestre de 2020 con la economía afectada de lleno por el estallido de la pandemia.

En esta comparativa interanual, la demanda nacional aportó 1,5 puntos al crecimiento económico (frente a los 17,3 puntos del trimestre anterior) debido a una moderación tanto del consumo privado como de la inversión, mientras que la demanda externa sumó 1,2 puntos.

Respecto a hace un año, el empleo creció un 6,2 %, lo que supone un incremento de 1,07 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año, mientras que las horas trabajadas aumentaron un 3,3 %.

Desde el lado de la oferta, solo los servicios (10 %) y la industria (0,4 %) siguieron creciendo en tasa interanual, aunque a tasas mucho más moderadas que el trimestre precedente, mientras que decrecieron la agricultura (10 %) y la construcción (8,2 %).

Dentro de los servicios, destacó el avance del comercio (10,6 %) y las actividades artísticas, recreativas y otros servicios (8,8 %), aunque muy por debajo del registrado en el segundo trimestre.

El deflactor implícito del PIB, indicador que mide el comportamiento de la inflación, aumentó el 1,5 %, cuatro décimas por encima del trimestre anterior.

Fuente: EFE

Artículos relacionados