sábado, agosto 13, 2022

El partido de Revilla pide la retirada de la ley Celaá sumándose al PP, Cs y Vox en Cantabria

El Parlamento cántabro rechaza la ley Celaá y exige que haya un consenso en la norma educativa

El pleno del Parlamento de Cantabria ha rechazado la ley Celaá y ha exigido «diálogo» para lograr una norma educativa consensuada, mediante la aprobación de una proposición no de ley presentada por el PP, que ha salido adelante con una enmienda del socio de gobierno del PSOE en la comunidad, el Partido Regionalista de Cantabria, y con el apoyo además de Ciudadanos y Vox.

El pleno ha aprobado esta iniciativa, que sólo ha contado con el voto en contra de los socialistas, para pedir que se retire el proyecto de reforma educativa o que se consensúe durante el proceso de tramitación en el Senado.

El diputado popular Álvaro Aguirre ha afirmado que la ley Celaá «obedece a la superioridad moral de la izquierda», que, a su juicio, piensa «que la educación es su cortijo privado». José Miguel Fernández Viadero (PRC) ha señalado que una ley de estas características tiene que salir adelante con el mayor consenso posible. Para el PRC, «no toda la ley es mala, pero tampoco estupenda», y aún hay «un gran margen» para alcanzar un acuerdo, aunque «tiene que haber voluntad política por todas las partes».

Por parte de Ciudadanos, Diego Marañón ha criticado que este proyecto de ley se haya tramitado «de forma inoportuna y con pocas garantías democráticas», así como que no se haya contado con toda la comunidad educativa ni con los consejeros autonómicos.

Armando Blanco (Vox) ha acusado al PSOE de haber «vendido la libertad educativa a cambio de los votos a los presupuestos de independentistas, golpistas y filoetarras», Y «eliminando la libertad de los padres a elegir la educación de sus hijos».

La socialista Paz de la Cuesta ha sostenido que esta norma viene a «acabar con la ley Wert, una ley ampliamente rechazada», al tiempo que aboga por que todas las familias «tengan las mismas opciones» dentro del sistema educativo, acusando a los demás grupos de haber dicho «muchas falsedades» sobre la ley Celaá.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel