miércoles, diciembre 1, 2021

El paro se reduce en 82.583 personas en agosto, aunque baja la afiliación

El octavo mes del año cierra con 118.004 ocupados menos, pese a la caída histórica del desempleo

La Seguridad Social perdió en agosto 118.004 afiliados de media, hasta un total de 19.473.724 cotizantes, a pesar de que el desempleo registrado bajó en 82.583 personas, hasta un total de 3.333.915, lo que supone la mayor caída del paro en un mes de agosto de toda la serie histórica.

Agosto es un mes tradicionalmente malo para el empleo por el final de la campaña de verano, si bien el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha destacado que entre 2009 y 2019, el promedio de pérdida de afiliados en agosto fue mayor que este año al superar los 147.000 ocupados.

Por el contrario, el paro registrado encadena seis meses de reducción continuada y desde marzo acumula un descenso de 675.000 personas, en tanto que los trabajadores acogidos a expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) han marcado un nuevo mínimo desde el inicio de la pandemia en 272.190 personas.

Pérdida de afiliación

El régimen con mayor pérdida de afiliación fue el general, con 110.339 trabajadores menos en agosto, en tanto que el sistema especial agrario restó 15.406 trabajadores; el de autónomos, 7.358; y el del hogar, 2.755.

Los sectores con mayor pérdida de afiliados fueron la educación y las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, mientras que la ocupación creció en la hostelería.

En agosto sumaron afiliados Baleares (1,12%), Canarias (0,76%), Cantabria (0,72%), Galicia (0,31%), Asturias (0,53%), Navarra (0,30%) y Extremadura (0,27%).

En comparación interanual, la afiliación ha crecido en 681.348 personas respecto a agosto de 2020, en tanto que en términos desestacionalizados en agosto se sumaron 76.541 trabajadores, hasta un total de 19.477.505 personas, cifra cercana a la de febrero de 2020, mes previo al inicio de la pandemia.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados

España no tiene que pedir perdón

Un lobby en mi corazón

La Ley de Franco