viernes, julio 19, 2024
viernes, julio 19, 2024

El Gobierno sí cumple con los independentistas: pide el uso del catalán, el gallego y el euskera en la Eurocámara

El compromiso de llevar a Bruselas las lenguas cooficiales españolas salió de la reunión de la mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat celebrada en julio

El Gobierno de Pedro Sánchez ha solicitado formalmente al Parlamento Europeo que el catalán, el gallego y el euskera puedan ser lenguas de uso en los plenos de la Eurocámara. Así lo ha confirmado la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, a la consellera de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Natalia Garriga, en la reunión que han mantenido este viernes en Madrid.

Ha sido un encuentro de trabajo entre el Ministerio de Política Territorial -responsable del Consejo de Lenguas- y la Generalitat para impulsar acciones concretas que desarrollen los compromisos para la protección del catalán acordados en la mesa del diálogo del pasado 27 de julio. Cabe añadir que de esa reunión también salió la promesa del Ejecutivo de Sánchez de impulsar las lenguas cooficiales en el Senado, algo en lo que ya trabajan el Gobierno y sus socios.

La ministra le ha trasladado a la consejera que el Gobierno está «comprometido con el reconocimiento y fomento» de la «diversidad cultural» del Estado. «La diversidad lingüística, para el Gobierno, es un patrimonio irrenunciable y se continuará avanzando en el impulso de la lengua catalana y del resto de lenguas de nuestro país», ha añadido.

En la carta, remitida por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, el Gobierno argumenta que, en el actual contexto de mayor demanda de transparencia y de mejoras en la participación ciudadana en las instituciones europeas, considera que «se dan las condiciones para reiterar la petición» de «posibilitar el uso en el pleno del Parlamento Europeo de las lenguas españolas distintas del castellano que gozan de estatuto oficial en España».

España asumiría los costes

La petición tiene precedentes en 2005 y 2009, cuando desde el Ministerio de Exteriores se dirigieron al entonces presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, para proponerle la negociación de un acuerdo administrativo entre la Eurocámara y España que permitiera ciertos usos de catalán, gallego y euskera.

En la carta, el Gobierno de Pedro Sánchez reitera que España asumiría los costes correspondientes a la puesta en práctica de esta iniciativa y que está abierta a negociar los detalles prácticos, que podrían incluirse en un acuerdo administrativo, en caso de que tras las oportunas deliberaciones por los órganos del Parlamento Europeo se respondiese positivamente a esta propuesta.

Según avanzó Albares, el Gobierno aprovechará la presidencia española de turno de la Unión Europea en 2023 para impulsar las lenguas cooficiales en la Eurocámara, teniendo en cuenta que «se han logrado acuerdos administrativos con prácticamente todas las administraciones menos el Parlamento Europeo», aunque se ha intentado «en dos ocasiones».

Fuente: EFE.

Relacionados

spot_img

Colaboradores