sábado, mayo 18, 2024
sábado, mayo 18, 2024

El Gobierno no comparte la «opinión particular» de la exministra Trujillo: «No dudamos de la españolidad de Ceuta y Melilla»

Patxi López, portavoz socialista en el Congreso, ha dejado claro este domingo que el Ejecutivo se desmarca de la posición esgrimida por la que fuera titular de Vivienda con Zapatero

El portavoz socialista en el Congreso, Patxi López, ha señalado este domingo que el Gobierno no está de acuerdo con las declaraciones de la exministra María Antonia Trujillo sobre Ceuta y Melilla y que los socialistas no dudan de «la españolidad» de ambas ciudades.

La exministra afirmó en una conferencia en la ciudad marroquí de Tetuán -distante unos 40 kilómetros de la frontera con Ceuta- que las ciudades españolas de Ceuta y Melilla «suponen una afrenta a la integridad territorial de Marruecos» y «son vestigios del pasado que interfieren» en sus relaciones con España.

En una conferencia de prensa en Bilbao, López ha asegurado que no comparte esta consideración, que será la «opinión particular» de la exministra, según ha indicado.

«No dudamos de la españolidad de Ceuta y Melilla», ha zanjado el portavoz socialista en el Congreso de los Diputados.

La polémica con Trujillo

Durante la conferencia que dio el viernes por la tarde en el congreso «Las relaciones entre Marruecos y España: ayer y hoy», recogida este sábado por El Faro de Ceuta, la exministra Trujillo afirmó que tanto las dos ciudades españolas enclavadas en el norte de Marruecos, como los islotes de soberanía española junto a las costas marroquíes, son una «afrenta a la integridad territorial de Marruecos».

«Son vestigios del pasado que interfieren en la independencia económica y política de este país y en las buenas relaciones entre los dos países», dijo la exministra socialista.

Según el diario marroquí Rue20, que también se hace eco de sus palabras, la exministra afirmó asimismo que Ceuta y Melilla «durante más tiempo fueron árabes que cristianas» y que por eso «el recurso a la historia, al hecho histórico, debe hacerse con prudencia y en este caso concreto el argumento es debatible».

Trujillo ocupó el cargo de consejera de Educación en la Embajada de España en Rabat hasta el pasado mayo, cuando fue cesada meses antes de que se cumpliera su mandato y después de que la Junta de Personal del funcionariado español en Marruecos pidiera su destitución en vista de las quejas por su gestión.

«Ante los efectos nocivos de unas fronteras no sanas, la respuesta política es el diálogo y no mirar hacia otro lado o el silencio… La reivindicación marroquí (sobre la soberanía de Ceuta y Melilla) está plenamente justificadainscrita en su ideario nacional y es irrenunciable«, recoge El Faro de Ceuta citando a la exministra, que continúa residiendo en el país magrebí.

Y dijo, explica el diario ceutí, que «la solución» para las ciudades autónomas y los islotes españoles debe ser «política».

«El peso de los argumentos históricos y jurídicos, que los hay y son relevantes», en favor de la españolidad de estos territorios, añadió, «cede ante el devenir de los hechos que reclaman una respuesta política, ética, razonable y aceptable para ambos países mediante un diálogo abierto y sincero».

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores