martes, abril 23, 2024
martes, abril 23, 2024

El Gobierno descarta un referéndum en Cataluña pero apoya realizar «avances» en el Estatuto

La titular de Hacienda insiste en que «ni con el PSOE ni con Pedro Sánchez» habrá referéndum de autodeterminación, mientras Aragonés sigue exigiéndolo

La ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, descarta con rotundidad la celebración de un referéndum sobre independencia en Cataluña, pero pide que haya nuevas reuniones de la denominada mesa de diálogo para «seguir avanzando» en temas como la «profundización» del Estatuto.

En una entrevista con la Agencia EFE, Montero ha asegurado que «no va a haber referéndum de autodeterminación» en Cataluña, ni con el PSOE ni con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, y tampoco «cualquier tipo de referéndum que ponga en duda la unidad e integridad territorial» de España, pese a las acusaciones del PP.

«El Partido Popular ahora dice que el presidente Sánchez quiere convocar un referéndum para el año que viene en Cataluña. Miente y que lo sepa toda la ciudadanía, el señor Feijóo miente y sabe que miente, y la mentira nunca puede tener éxito», ha dicho.

Sin embargo, ha dejado la puerta abierta a celebrar otro tipo de consultas fruto de los acuerdos que se alcancen en la mesa de diálogo con Cataluña, que considera que «tiene que reunirse» nuevamente para buscar «puntos de encuentro» entre el Gobierno central y autonómico.

«Eso significa que tenemos que seguir avanzando en por supuesto la profundización de los estatutos de autonomía, en todo lo que el partido socialista siempre ha promovido, pero no puede haber lugar a la confusión en este sentido», ha añadido para remarcar nuevamente su rechazo a un referéndum de independencia.

Reforma del Tribunal Constitucional y del CGPJ

Por otro lado, Montero ha defendido la designación como nuevos magistrados del Tribunal Constitucional del exministro de Justicia Juan Carlos Campo y la catedrática y ex alto cargo de Moncloa Laura Díez, ambos propuestos por la parte socialista del Gobierno, y cree que «la principal amenaza» a la reputación del alto tribunal ha sido «la insoportable presión a la que lo ha sometido el PP».

«El PP no ha tenido escrúpulos a la hora de someter a las instituciones a este tipo de tensión que ha provocado incidentes y circunstancias que no conocíamos en los más de 40 años de funcionamiento del Tribunal Constitucional», ha declarado.

En este sentido, es especialmente crítica con la paralización de la tramitación parlamentaria de dos enmiendas que planteaban cambios sobre la forma de elección de los magistrados en el Tribunal Constitucional, después de que éste mismo aceptara un recurso presentado por el PP.

Pero celebra que, tras este episodio, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) nombrara finalmente a los dos magistrados al Tribunal Constitucional que le correspondían, algo en lo que cree que ha tenido «mucho que ver» la proposición de ley que planteó el PSOE con sus socios para retomar la tramitación de las enmiendas paralizadas, una norma cuya presentación ahora está en el aire.

Lo que queda pendiente es la renovación del CGPJ, pendiente desde hace cuatro años y de cuyo bloqueo Montero responsabiliza al PP, al que acusa de estar «incumpliendo la Constitución» por su pretensión de «mantener las mayorías» conservadoras en el órgano de gobierno de los jueces.

En su opinión, el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, «ha sido una gran decepción y un gran bluf para muchas personas que entendían que el Partido Popular necesitaba adquirir un tono más moderado» tras la salida de Pablo Casado.

Elecciones de 2023 y leyes pendientes

Montero confía en que la gestión del Gobierno tenga una repercusión positiva en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2023, también en aquellas comunidades con barones socialistas críticos con Sánchez, como Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) y Javier Lambán (Aragón).

«No me molestan ningún tipo de expresiones que hagan otros (socialistas), pero me parece que lo que nunca podemos hacer es desde luego entrar en el juego de aquellos que las utilizan para intentar denostar la imagen del Gobierno o la imagen del presidente Sánchez», ha comentado en referencia al PP.

Montero opta por la cautela al ser preguntada si sería conveniente que la vicepresidenta, Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, aclarara ya si será la candidata de la plataforma Sumar que ella misma está impulsando para las elecciones generales previstas dentro de un año.

«Es difícil sin ser parte de ese espacio político poder dar recomendaciones, y no se me ocurriría, mucho menos públicamente. Pero es evidente que el partido socialista quiere que al espacio que se pueda situar a su izquierda le vaya bien«, ha señalado.

Y confía en que la aprobación de ley de vivienda y de la reforma de la conocida como ley mordaza, que son dos de los compromisos pendientes del Gobierno de coalición del PSOE con Unidas Podemos, «se puedan culminar a lo largo del próximo año». «Estamos cerca, siempre lo hemos estado (…) quedan algunos flecos en los que es muy importante que todas las fuerzas progresistas nos pongamos de acuerdo», señala.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores