viernes, febrero 3, 2023
viernes, febrero 3, 2023

El giro de Latinoamérica hacia la izquierda: la práctica totalidad del continente se tiñe de rojo

El bloque de la derecha pierde con Brasil al más país poblado y más rico; Ecuador, Uruguay y Paraguay, últimos bastiones conservadores

La victoria de Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones de Brasil celebradas este domingo ha acabado con el breve interludio en que, en los últimos tiempos, la principal economía de Latinoamérica ha estado gobernada por la derecha. Antes de la llegada de Jair Bolsonaro, el país más poblado del surcontinente había tenido como presidentes al centrista Michel Temer (2016-2018), a la izquierdista Dilma Roussef (2011-2015) y al propio Lula (2003-2010). Pero el cambio no puede verse solo en clave brasileña; la derrota de Bolsonaro ha acabado por certificar, además, el definitivo viraje de Latinoamérica hacia la izquierda.

Tal es así que, en estos momentos, los únicos países de Sudamérica gobernados por un ejecutivo de centro derecha o conservador son Ecuador (presidido por Guillermo Lasso), Uruguay (Luis Lacalle Pou) y Paraguay (Mario Abdo Benítez). El último de ellos, además, tendrá que pasar por las urnas el año que viene, por lo que uno de los pocos bastiones de la derecha podría verse amenazado.

La gran transición latinoamericana hacia la izquierda comenzó en la zona central del continente, con la llegada al poder en diciembre de 2018 de Andrés Manuel López Obrador en México. El controvertido mandatario llegó a la presidencia a lomos del movimiento Morena, fundado por él mismo, y desde entonces ha mantenido por lo general buenos niveles de aprobación ciudadana.

Un año después, le llegó el turno a Argentina, que tras el mandato de Mauricio Macri retornó al peronismo de la mano de Alberto Fernández, con Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta. Desde entonces, el país más austral del continente ha continuado con su crónico problema de inflación, agudizado por la subida generalizada de precios en el panorama internacional.

Ya en este 2022. Tras la serie de protestas ciudadanas conocidas como Estallido Social en 2019 y 2020, Chile eligió presidente al izquierdista Gabriel Boric. Además, el país andino, que se había distinguido entre sus vecinos durante décadas por su resistencia a los populismos, ha impulsado en los últimos tiempos la redacción de una nueva constitución «paritaria», «ecologista» y que tuviera en cuenta a los pueblos originarios. Con todo, los propios chilenos rechazaron el anteproyecto de carta magna el pasado mes de septiembre.

Antes de Brasil, el último gran cambio de ciclo, tal vez el más brusco de todos, se había producido en Colombia. Gustavo Petro se impuso en los comicios presidenciales y se convirtió en el primer presidente de izquierdas de la historia del país.

La suma de Brasil a esta concatenación de victorias izquierdistas en el continente tiene visos de reforzar aún más esta tendencia. Es probable, además, que el entendimiento de Lula con los Estados Unidos de Joe Biden sea mucho más fluido que con Bolsonaro.

Relacionados

spot_img

Colaboradores