viernes, octubre 22, 2021

El FMI desautoriza las previsiones del Gobierno sobre PIB, déficit y deuda

La organización financiera que dirige Kristalina Gueorguieva apuesta por una recuperación más lenta y por una menor reducción del déficit

Como es natural, la mayoría de titulares se los llevó el Producto Interior Bruto (PIB). Y es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó este martes la previsión de crecimiento económico de España en 2021 hasta el 5,7%, cinco décimas menos que su cálculo de hace tres meses y nada menos que ocho décimas por debajo de los cálculos del Gobierno de Pedro Sánchez.

Además, aunque el organismo internacional elevó su previsión al 6,4% para 2022 (seis décimas más que en su último informe), sus pronósticos siguen siendo menos optimistas que los del Ejecutivo, que cree que la economía española crecerá un 7% el año que viene.

Déficit y deuda

Sin embargo, otras conclusiones se desprenden del informe de «Perspectivas Económicas Globales» divulgado este martes por el FMI. Entre ellas, las que tienen que ver con el déficit y la deuda.

En esencia, el problema es el mismo: el organismo no le compra al Gobierno de Pedro Sánchez sus halagüeñas previsiones y pronostica que la reducción del déficit, que está en niveles récord tras la crisis provocada por la pandemia, se estancará a partir de 2023.

En concreto, el FMI señala que este indicador se situará en el 8,6% del PIB para 2021 y en el 5% para 2022 (reducciones significativas, al venir de un déficit del 10,9% en 2020), pero que en 2023 y 2024 seguirá todavía por encima del 4%. Por tanto, España no conseguirá volver a corto plazo a sus niveles de déficit previos a la pandemia y, por tanto, fuera de los niveles del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE.

En lo relativo a la deuda, la situación es muy parecida. Mientras el departamento que dirige Nadia Calviño espera ir bajando progresivamente la de 2020 (120% del PIB) al 119,5% en 2021 y al 115,1% en 2022, el FMI deja ese descenso en el 120,2% para 2021 y en el 116,4% para 2022. Ni siquiera en 2023 y 2024 espera el organismo internacional que España llegue a los niveles de deuda que el Gobierno espera para 2022.

Artículos relacionados