lunes, julio 15, 2024
lunes, julio 15, 2024

El emir de Qatar, indignado por las críticas a su país de cara al Mundial: «Es una campaña sin precedentes en nuestra contra»

Numerosas organizaciones han recordado el historial del país en cuanto a abusos laborales en la construcción de estadios, así como la represión contra el colectivo LGTBI

El emir de Qatar, Tamin bin Hamad al Thani, aseguró este martes que desde que Qatar fue elegido para albergar el Mundial, se ha visto «sometido» a «una campaña (en contra) sin precedentes que ningún país anfitrión ha enfrentado» en la historia.

«Desde que obtuvimos el honor de albergar el Mundial, Qatar se ha visto sometido a una campaña sin precedentes que ningún país anfitrión ha enfrentado jamás. Inicialmente tratamos el asunto con buena fe, e incluso consideramos algunas de las críticas como positivas y útiles para ayudarnos a desarrollarnos», indicó el emir en un discurso en la inauguración de la sesión anual del Consejo de la Shura.

«Pero pronto nos quedó claro que la campaña tiende a continuar y expandirse para incluir fabricaciones y dobles raseros que fueron tan feroces que lamentablemente han llevado a muchas personas a cuestionar las verdaderas razones y motivos detrás de esta campaña», aseveró el monarca.

Durante años y especialmente en los últimos días, a menos de un mes del inicio del Mundial, numerosas organizaciones internacionales han recordado el historial de Qatar de abusos laborales durante la construcción de los estadios, así como la represión contra el colectivo LGTBI, documentado por reconocidas ONG como Amnistía Internacional o Human Rights Watch.

Sin embargo, Catar ha salido a la defensa de estas acusaciones en los informes, diciendo en muchas ocasiones que son «categóricamente falsas».

«Ser sede del Mundial incorpora varios elementos que forman los componentes de credibilidad y capacidad de influir positivamente, esto se manifiesta al aceptar el desafío e integrarlo en nuestros proyectos y planes de desarrollo nacionales, así como a nivel de capacidades económicas, de seguridad y administrativas, así como al nivel de la apertura civilizada y cultural», señaló el emir en su alocución.

Agregó que el acoger el Mundial es «una ocasión en la que retratamos quiénes somos, no solo en términos de la solidez de nuestra economía e instituciones, sino también en términos de nuestra identidad«, indicó.

Al final de su discurso, señaló que continúan con el trabajo, «cada uno desde su posición, para elevar el nombre de la nación, y abramos nuestros brazos para recibir a todos para que el mundo sea testigo de la cálida hospitalidad y generosidad de los cataríes».

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores