Inicio Internacional El derechista Vučić vuelve a ganar las elecciones en Serbia

El derechista Vučić vuelve a ganar las elecciones en Serbia

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic.

Con el 59,8% de los apoyos, el presidente serbio revalida su mandato y descarta cualquier opción de segunda vuelta para la oposición

El actual presidente de Serbia, Aleksandar Vučić, consolidó su poder al ganar este domingo las elecciones presidenciales en la primera vuelta con un apoyo estimado del 59,8%, según las proyecciones de voto.

Vučić, líder del principal partido de derecha conservadora del país, dejó muy detrás a su principal contrincante, el general retirado Zdravko Ponos, candidato de la coalición opositora Unidos para la Victoria de Serbia. Con un 17% de votos, el aspirante opositor se quedó lejos de entrar en una segunda ronda electoral.

«Estoy contento que los ciudadanos hayan confirmado la índole democrática de la sociedad serbia», declaró Vučić, al referirse a la alta participación, que ronda un 60%, una de las mayores en más de diez años.

Serbia, entre la UE y Rusia

Vučić también anunció que hablará con todos los sectores políticos, incluidos los más distantes, para «analizar la situación de Serbia», que «debe decidir cómo será su futuro». Vučić dijo que su país seguirá la vía hacia el ingreso en la Unión Europea, de edificar buenas relaciones en la región balcánica, pero que «no destruirá relaciones con sus amigos tradicionales», Rusia y China.

La guerra de Ucrania ha cambiado de foco de la campaña y lo ha centrado en la estabilidad económica y política ante las posibles consecuencias para Serbia, una ventaja para Vučić y su Gobierno, que se trasladó a las urnas.

La posición de Serbia es delicada, ya que el país balcánico es candidato al ingreso en la Unión Europea (UE), pero al mismo tiempo es el único de Europa, aparte de Bielorrusia, que no se ha sumado a las sanciones occidentales contra Rusia por la invasión de Ucrania.

Rusia es amigo tradicional de Serbia y protector en los foros internacionales en la postura de no reconocer la independencia proclamada por su antigua provincia de Kosovo, y que le suministra petróleo y gas a buen precio.

El sentimiento ciudadano, que es más bien prorruso en Serbia debido al fuerte sentimiento contra la OTAN por los bombardeos de la Alianza contra Serbia en 1999 para poner fin a la guerra de Kosovo, ha favorecido a los pequeños partidos de la derecha para que entraran en el Parlamento.

Fuente: El Liberal / Snezana Stanojevic (EFE).

Salir de la versión móvil