sábado, enero 28, 2023
sábado, enero 28, 2023

El Constitucional esperará a que el CGPJ designe a sus candidatos al TC antes de examinar los del Gobierno

El PSOE enfrenta críticas por izquierda y derecha ante unos nombramientos calificados de «puerta giratoria» y «asalto a las instituciones»

El Gobierno abrió este martes una nueva controversia política con el anuncio de que propondrá como nuevos candidatos a magistrados del Tribunal Constitucional (TC) al exministro de Justicia Juan Carlos Campo y a la magistrada Laura Díez.

Ambos perfiles han suscitado polémica y el rechazo de la oposición y hasta de Unidas Podemos. El primero, por razones evidentes, tratándose de un exmiembro del gabinete de Pedro Sánchez, habiendo abandonado el Ejecutivo hace tan solo dieciséis meses tras tramitar el indulto a los líderes del procés. La segunda, más desconocida, también es un perfil afín y ha ocupado en el pasado varios puestos en Moncloa con gobiernos socialistas, por ejemplo como directora general de Asuntos Constitucionales y Coordinación Jurídica, bajo la directa supervisión del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

La reacción del líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, fue calificar la propuesta del Gobierno como de un «nuevo asalto a las instituciones» y acusar al presidente de tratar de conformar «una Justicia sanchista, la que cree que está por encima del Estado, de la independencia judicial y de los españoles». «Ahora queda claro por qué se negaron a despolitizar el Poder Judicial y bloquearon un acuerdo», concluyó Feijóo vinculando la cuestión de los magistrados del TC con la ruptura de negociaciones entre populares y socialistas acerca de la renovación del CGPJ.

Pero las críticas a Sánchez también han llegado desde la izquierda. Su socio de gobierno, Unidas Podemos, señaló este martes por boca del presidente de su grupo parlamentario en el Congreso, Jaume Asens, que el PSOE ha utilizado «la puerta giratoria» para designar al exministro Campo como magistrado del Tribunal Constitucional. En este sentido, los morados apuntaron a que les hubiera gustado «poder discutir los nombres y su idoneidad».

Mientras, la reacción del propio Tribunal Constitucional ha sido la de optar por no examinar inmediatamente a los candidatos nombrados por el Gobierno. En cambio, esperará a que el CGPJ designe a los dos que le corresponden.

Campo y Díez vendrían a sustituir al presidente del TC, Pedro González-Trevijano, y a Antonio Narváez, los dos magistrados que en su día fueron propuestos por el Gobierno de Mariano Rajoy, mientras que el vicepresidente, Juan Antonio Xiol, y Santiago Martínez-Vares, deben ser relevados por los que designe el CGPJ.

Estos cuatro magistrados, cuyo mandato expiró el pasado 12 de junio, forman el tercio que la Constitución encomienda nombrar a Gobierno y CGPJ, de ahí las dudas suscitadas sobre la posibilidad de que puedan tomar posesión por mitades (de dos en dos) o si solo cabe una renovación completa (los cuatro a la vez).

Relacionados

spot_img

Colaboradores