domingo, abril 14, 2024
domingo, abril 14, 2024

El caso del policía nacional que se infiltró en movimientos okupas y anticapitalistas: mantuvo relaciones con activistas para lograr información

Cinco mujeres han denunciado al agente tras descubrir que era policía, a pesar de que las relaciones fueron consentidas

En las últimas horas, el periódico La Directa ha publicado una información por la cual un agente de la Policía Nacional se habría infiltrado entre los años 2020 y 2022 en movimientos okupas y anticapitalistas en Barcelona. Como técnica para obtener información, el policía habría mantenido «relaciones sexoafectivas» con ocho mujeres vinculadas a estos grupos.

El agente, que el citado medio identifica como Daniel Hernàndez Pons, llevó a cabo una camaleónica transformación para asemejarse a los cánones estéticos propios de estos colectivos, tales como tatuajes con símbolo anarquistas, aros en las orejas, peinado en cresta o camisetas con mensajes antifascistas. Fue así cómo se ganó la confianza de las mujeres en cuestión, que pertenecían al centro social okupa La Cinètika, en la capital catalana.

Cinco de estas activistas presentaron este martes una querella en los juzgados de Barcelona contra el agente, al asegurar que este las utilizó. La querella acusa al policía, así como a su superior jerárquico, de haberse aprovechado de esas relaciones en el marco de su proceso de infiltración. Por ese motivo, han denunciado a los agentes por los delitos de abusos sexuales continuados, tortura o contra la integridad moral, descubrimiento de secretos e impedimento del ejercicio de los derechos civiles.

La noticia ha sido muy comentada en redes sociales, principalmente en tono jocoso, para alabar los peculiares métodos de este agente.

Relacionados

spot_img

Colaboradores