lunes, abril 19, 2021

EE.UU. admite que el diálogo con Irán será «largo» tras la reunión en Viena

Los representantes de ambos países no se sentarán en la misma mesa a negociar, sino que los contactos se producirán a través de intermediarios

Estados Unidos reconoció hoy que el diálogo con Irán para rescatar el acuerdo nuclear de 2015 será un proceso «largo» y tendrá «partes difíciles», aunque defendió que la vía diplomática es el «mejor camino» para evitar que la República Islámica se haga con una bomba nuclear.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, hizo esas declaraciones después del comienzo hoy en Viena de una reunión entre Irán y seis grandes potencias, entre ellas EE.UU., para rescatar el acuerdo nuclear de 2015, en peligro desde que Washington lo abandonó en mayo de 2018 y los siguientes incumplimientos iraníes.

Recordó que acaban de comenzar las conversaciones y admitió que habrá momentos «difíciles» y será un proceso largo, pero insistió en que Estados Unidos sigue creyendo que en la vía diplomática como «el mejor camino» y el que reportará «beneficios para todas las partes».

Psaki rechazó ofrecer detalles sobre el contenido de las conversaciones, pero dijo que girarán en torno a cómo la República Islámica puede volver a cumplir con ciertas partes del pacto y qué se espera de Washington, al que Teherán pide un levantamiento de sanciones.

De momento, sin embargo, reiteró que no se levantarán las sanciones ni se tomará ninguna otra acción relacionada con Irán para «permitir que las negociaciones continúen».

El objetivo de la reunión en Viena es llegar a un acuerdo sobre las condiciones a las que deben acceder Irán y EE.UU. para volver a cumplir y formar parte del pacto, respectivamente.

Esta es la primera vez que Washington envía una delegación a conversaciones sobre el pacto nuclear desde su salida en 2018 por orden del entonces presidente Donald Trump (2017-2021).

No está previsto que los representantes estadounidenses e iraníes se sienten en la misma mesa a negociar. Los contactos entre ambas delegaciones se producirán a través de intermediarios, que se desplazarán entre un hotel y otro, ante la negativa iraní de mantener conversaciones directas.

Una de las mayores dificultades en este proceso es que el nuevo presidente de EE.UU., Joe Biden, quiere que la República Islámica dé el primer paso y acabe con sus incumplimientos del acuerdo como una señal de buena fe; mientras que Teherán considera que Washington debería ser el primero en actuar porque fue ese país el que abandonó el pacto.

Eliminar todas las sanciones

El principal negociador iraní y viceministro de Exteriores, Abas Araqchí, urgió a Estados Unidos a eliminar todas sus sanciones contra Irán y en «un solo paso» si realmente quiere volver a adherirse al acuerdo nuclear de 2015.

Araqchí lidera la delegación iraní en la reunión de la comisión conjunta del pacto nuclear, conocido como JCPOA en sus siglas en inglés, que comenzó ayer en Viena con representantes de los otros países signatarios: Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania.

«Ellos (los estadounidenses) han abandonado el JCPOA y han impuesto sanciones. Entonces, obviamente, si quieren regresar, tendrán que levantar esas sanciones, todas a la vez y en un solo paso«, subrayó en declaraciones a la televisión estatal en inglés Press TV tras la reunión.

Araqchí defendió que la demanda de Irán es «lógica y razonable» debido a que fue EE.UU., durante la presidencia de Donald Trump, el que se retiró de forma unilateral del acuerdo y volvió a imponer sanciones a Teherán.

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado