miércoles, mayo 22, 2024
miércoles, mayo 22, 2024

Disturbios en algunas ciudades españolas por las restricciones de la pandemia

Las nuevas medidas y restricciones por la pandemia del coronavirus han derivado en numerosos disturbios en algunas ciudades españolas como Madrid, Logroño, León, Barcelona, Burgos, Santander, Valencia y Melilla.

Barcelona

Catorce personas han sido detenidas, dos de ellas menores de edad, y treinta personas han resultado heridas (20 agentes de los Mossos d’Esquadra, 3 guardias urbanos y siete ciudadanos) en los violentos incidentes que se registraron en el centro de Barcelona.

Un grupo minoritario, que la policía catalana vincula al entorno de la extrema derecha, protagonizó la pasada noche graves incidentes en la capital catalana, al término de una manifestación celebrada en la plaza Sant Jaume contra las nuevas restricciones para frenar la propagación de la pandemia.

El director general de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, ha elevado a 14 la cifra de los detenidos en los incidentes, de los cuales dos son menores de edad.

Además, 23 agentes resultaron heridos, todos ellos de carácter leve, mientras que siete ciudadanos también sufrieron lesiones, de los cuales tres fueron atendidos por los servicios sanitarios en el lugar de los hechos, y otros cuatro tuvieron que ser derivados a centros médicos.

En el transcurso de estos altercados fueron saqueadas dos tiendas del centro de la ciudad, una cincuentena de contenedores ardieron y varias furgonetas de los Mossos quedaron afectadas, algunas muy dañadas, ha concretado Ferrer.

El director general de la Policía ha vinculado estos incidentes a grupos que aprovechan el «malestar social» por las restricciones para «desestabilizar» con unos «niveles de violencia elevadísimos». «Esto no lo vamos a tolerar», ha advertido.

Ferrer ha querido, además, diferenciar a los ciudadanos que, antes de los incidentes, legítimamente se manifestaron de forma pacífica para defender sus derechos de estos grupos violentos.

El director general de los Mossos ha explicado que había filtros en la plaza Sant Jaume, donde ya detectaron en la manifestación previa que algunas personas portaban material como bengalas o petardos de gran potencia, pero ha admitido que no se esperaba «este nivel de violencia».

Madrid

Los disturbios de la noche del viernes en Madrid, que se saldó con más de una treintena de radicales detenidos, se originaron en dos focos localizados e independientes. Con el objetivo de evitar nuevos altercados y el caos vivido durante dos horas, la Policía Nacional puso en marcha un enorme dispositivo con tres grupos de intervención.

La cadena de despropósitos arrancó en torno a las 22 horas en la Puerta del Sol. Allí, agentes de seguridad ciudadana disolvieron una manifestación convocada bajo el lema ‘Salimos a la calle, el pueblo está cansado’. La intervención, sin embargo, no truncó sus planes y fue a más. Desde ahí, los manifestantes avanzaron por Arenal hasta la cercana plaza de Ópera. Los gritos se sucedieron hasta minutos antes de la medianoche. Ninguna de las concentraciones había sido comunicadas previamente a la Delegación del Gobierno.

Finiquitada la protesta, no obstante decenas de radicales subieron hasta la plaza de Santo Domingo. Con bengalas y cánticos contra Pedro Sánchez, destrozaron prácticamente todo lo que encontraban a su paso. Fue entonces cuando comenzaron los disturbios. Prendieron fuego a decenas de contenedores, que quedaron en mitad de la Gran Vía como una barricada, y destrozaron escaparates.

Mientras eso sucede, otro grupo previsiblemente independiente asaltó una tienda de regalos en el barrio de Chueca. Parte de los saqueadores fueron arrestados. Del total de 33, además de los dos menores, ocho tienen menos de 20 años y solo uno más de 30. Cerca de la mitad cuentan con antecedentes policiales. Tras la batalla, los agentes barrieron la zona y localizaron productos químicos y dispositivos preparados para ser arrojados a modo de cóctel molotov.

Logroño

La ola de protestas violentas llegó a La Rioja el sábado por la noche. En Logroño, una convocatoria partida de las redes sociales llamaba a protestar a las 20 horas en El Espolón contra el cierre de la hostelería. Se preveía, en principio, una concentración similar a la del pasado jueves al paso de la Vuelta a España.

Pero la concentración ha degenerado muy pronto. Tras un inicio tranquilo en la Concha de El Espolón, con pancartas como ‘Más expertos y menos políticos’ y la quema de algún bote de humo, pronto grupos de manifestantes, unos 150 según calculaba la Delegación de Gobierno, la mayoría de ellos muy jóvenes, se han dirigido hacia la sede de ese organismo en Muro de la Mata, frente a la que esperaban algunas dotaciones de antidisturbios para intervenir en caso de ser necesario.

Y ha sido necesario. Los manifestantes han comenzado casi de inmediato a lanzar botellas, petardos y cohetes hacia los policías. Se escuchaban algunos gritos de “Sánchez dimisión” y “PSOE asesino”, mientras los antidisturbios se desplegaban ante unos manifestantes que apenas portaban símbolos o pancartas, más allá de alguna bandera de España.

Los manifestantes han destrozado los paneles de una exposición fotográfica, y grupos de jóvenes intentaban usar los paneles para crear una especie de barricadas desde las que tirar objetos a los policías. Mientras, algunos vecinos y varios los hosteleros que habían convocado en primer lugar se enfrentaban a ellos y les pedían, sin éxito, que pararan.

Varios contenedores han acabado destrozados y tirados, mientras los antidisturbios, muy inferiores en número, intentaban controlar la situación sin conseguirlo.

Finalmente, de nuevo las furgonetas de la Policía Nacional han entrado en la zona peatonal para desalojar de allí a los manifestantes, que han seguido arrojando botellas, petardos y otros objetos contundentes. En ese momento, algunos jóvenes han aprovechado los enfrentamientos para romper los escaparates y saquear el interior de alguna tienda.

Tras muchos minutos de lanzamiento de objetos, rotura de cristales y contenedores quemados, la concentración se ha disuelto con el toque de queda: los concentrados, en su mayoría muy jóvenes, han abandonado el lugar minutos antes de las diez de la noche.

Posteriormente, la Delegación del Gobierno en La Rioja ha informado de que, hasta ese momento, se había procedido a la detención de seis personas, mientras que siete policías habían resultado heridos.

Murcia

Las ciudades de Murcia y Cartagena fueron escenario de altercados provocados por jóvenes de ultraderecha que se citaron a través de las redes sociales para protestar contra el toque de queda. Hubo tres detenidos, dos en Cartagena y uno en Murcia.

En Murcia se registraron numerosos desperfectos en mobiliario urbano. Los manifestantes gritaban «libertad, libertad», como se recoge en varios videos publicados en redes sociales.  Quemaron contenedores y el fuego llegó a afectar a árboles.

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, ha condenado los actos vandálicos.

León

Diversos grupos de jóvenes se concentraron por diversas calles del centro de León para protestar contra el toque de queda. La convocatoria, que no secunda ningún grupo, se ha hecho por redes sociales.

Efectivos de Policía Nacional, entre ellos antidisturbios, y de Policía Local han seguido los pasos de este grupo de violentos, entre los que también se encontraban numerosos menores de edad. En la inmediaciones de la sede consistorial de Ordoño II se realizaban las primeras identificaciones, después de que un grupo derribara algunas vallas de obra. Policía y exaltados se mezclaban con leoneses que paseaban sin comprender qué ocurría, ajenos a la convocatoria.

Han encendido una bengala y han llegado hasta la Catedral donde han arrojado al centro de la plaza sillas, mesas y sombrillas de las terrazas. Los alborotadores también han pintado algunos escaparates y han golpeado con tablones y otros objetos contra el mobiliario urbano, mientras en la terrazas se servía con relativa normalidad. No obstante, la tensión ha ido creciendo conforme se vaciaban las calles para atender el toque de queda. La Policía y jóvenes han seguido avanzando y retrocediendo por las zonas cercanas la Catedral.

Santander

Ocho personas han sido detenidas y un agente ha resultado herido en el centro de Santander tras una concentración de protesta contra las restricciones por el coronavirus que derivó en un enfrentamiento entre los manifestantes y la Policía.

En la concentración, convocada a las 23.00 horas del viernes por las redes sociales, participaron unas 150 personas, que, según han informado fuentes de la Policía Nacional, quemaron contenedores, causaron daños en el mobiliario urbano y lanzaron adoquines y botellas contra los agentes.

Los disturbios empezaron en la plaza del Ayuntamiento y se extendieron por las calles aledañas, mientras a los participantes en la protesta se iban uniendo más personas.

En los enfrentamientos resultó herido un agente por el lanzamiento de una botella, cuyo estado no es grave, según la Policía.

Entre los ocho detenidos, siete hombres y una mujer, hay dos menores de edad.

Los disturbios finalizaron después de la medianoche, cuando empieza el toque de queda en Cantabria, cerrada perimetralmente desde el jueves por la noche.

Burgos

Más de un centenar de personas han protagonizado esta noche graves disturbios en la ciudad de Burgos, especialmente en el barrio de Gamonal, con violentos enfrentamientos con la Policía, lanzamiento de piedras y quema de más de cien contenedores y que se han producido justo después de una concentración en contra del confinamiento perimetral que ha comenzado en Castilla y León.

Según han confirmado fuentes de la Delegación del Gobierno y policiales, los disturbios se han producido al finalizar esta concentración en la que participaban varios centenares de personas sobre las 22 horas de la noche, que es la hora en la que comienza el toque de queda decretado en Castilla y León para contener la expansión del coronavirus.

El alcalde de Burgos, el socialista Daniel de la Rosa, ha confirmado que los disturbios se han producido al finalizar esta concentración convocada en las redes sociales por grupos negacionistas de la pandemia del coronavirus.

En ese momento, una parte de los congregados han cortado la circulación en la calle Vitoria del barrio de Gamonal de Burgos y han comenzado a tirar piedras y adoquines, así como a quemar contenedores y destrozar marquesinas de autobuses, mientras varias patrullas de la Policía Nacional y Local trataban de contenerlos.

Daniel de la Rosa, que ha condenado los incidentes, ha explicado que aunque los disturbios más graves se han producido en el barrio de Gamonal ha habido réplicas de menor intensidad en otras zonas de la ciudad, como en los barrios de San Pedro y San Felices y en la zona centro.

El balance de daños, por el momento, es de unos cien contenedores quedamos y cuantiosos daños en vehículos y mobiliario urbano, mientras que se desconoce si se han producido detenciones.

La intensidad de los disturbios ha obligado a que, en algunos momentos, los agentes de la policía local y nacional hayan tenido que replegarse.

El alcalde de Burgos ha pedido a la Delegación del Gobierno reforzar la presencia policial en la ciudad para evitar que estos disturbios se reproduzcan.

Por su parte, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha hecho esta noche un llamamiento a la serenidad y la responsabilidad en la ciudad de Burgos.

Melilla

Un grupo numeroso de jóvenes apedrearon a agentes de la Policía Local de Melilla en un barrio periférico tras ser detectados en la calle a las 23.00 horas incumpliendo el confinamiento nocturno decretado de 22.00 a 6.00 horas, alrededor de dos quioscos de comida y chucherías que estaban abiertos también contra las normas anticovid.

En una nota de prensa, la Jefatura de Policía Local de Melilla ha informado de que los hechos ocurrieron en el cruce de la Carretera Vía Láctea con la Plaza de la Mezquita, cuando varias patrullas se desplazaron hasta el barrio de la Cañada tras recibir un aviso.

Según un requerimiento ciudadano, había dos quioscos de comida y chucherías abiertos fuera del horario de cierre establecido por las actuales medidas sanitarias para frenar la pandemia y, en torno a ellos, había una gran aglomeración de jóvenes sin guardar la correspondiente distancia de seguridad y sin respetar la limitación horaria de 22.00 a 06.00 horas.

Los agentes, una vez en la zona, comprobaron que había dos quioscos abiertos y, junto a ellos, una gran cantidad de jóvenes que, al percatarse de la presencia policial, se dieron a la huida.

Además, también había una persona cocinando junto a un anafre, donde estaba preparando pinchitos, y en las inmediaciones había bandejas con carne y otros productos alimenticios.

La Policía Local procedió al decomiso de toda la mercancía, que había sido abandonada en el lugar, y comprobó que ninguno de los dos quioscos poseía permiso de apertura ni documentación, puesto que quienes estaba al frente de ellos también huyeron a la carrera.

Ambos quioscos obtenían el fluido eléctrico del alumbrado público por medio de un enganche ilegal.

Durante el transcurso de la intervención, los agentes sufrieron el lanzamiento de piedras, ladrillos y adoquines de gran tamaño por parte de un numeroso grupo de jóvenes que se escondían en los callejones de las inmediaciones del lugar de los hechos.

Por estos incidentes, que no provocaron daños personales, la Policía Local necesitó el apoyo de otras patrullas de la Policía Nacional para agilizar las labores de la intervención de la mercancía que estaba siendo cargada en los vehículos policiales, que quedó depositada en las dependencias municipales.

La Policía Local cerró los quioscos una vez finalizó la intervención.

Valencia

Siete jóvenes, uno de ellos menor de edad, han sido detenidos tras participar en una concentración no autorizada en la plaza del Ayuntamiento de Valencia para protestar contra las medidas adoptadas por el Gobierno por la pandemia de covid-19 y agredir a cinco agentes de la Policía Nacional, que resultaron lesionados de diversa consideración.

La concentración, celebrada sobre las 21:00 horas de ayer, reunió a cerca de setenta jóvenes, muchos de los cuales no llevaban mascarillas y que mostraban su rechazo a las medidas anticovid con cánticos y pancartas, según han informado fuentes policiales.

Tras recibir varias llamadas al 091 que alertaban de la protesta, agentes de la Policía Nacional se trasladaron al lugar, donde fueron insultados por los participantes en la protesta, que les lanzaron huevos y botes de cerveza entre frases como «sois unos perros», «libertad» u «os vamos a reventar».

Los agentes les alertaron de que la concentración no había sido comunicada y les pidieron que guardaran las medidas de seguridad, ya que algunos no llevaban mascarillas, y tras hacer caso omiso comenzaron los empujones y algunos de los manifestantes se abalanzaron contra la policía y les propinaron patadas y puñetazos.

Finalmente, fueron detenidos siete jóvenes, uno de ellos menor de edad y el resto con edades comprendidas entre los 21 y 27 años, como autores de un delito contra la autoridad, y cinco policías sufrieron lesiones de diversa consideración.

Relacionados

spot_img

Colaboradores