martes, junio 28, 2022

Disputa entre las tropas afganas y los talibanes: ¿qué está ocurriendo en Afganistán?

Tras la progresiva retirada del ejército estadounidense, los talibanes están invadiendo y controlando varias ciudades del país

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden anunció en abril de 2021 que todas las tropas estadounidenses habrían abandonado Afganistán el 11 de septiembre. En medio de la vulnerabilidad del gobierno sin apoyos internacionales, los talibanes han comenzado a apoderarse de varias ciudades del país, amenazando con derrocar una vez más al gobierno en Kabul.

¿Cómo empezó la guerra en Afganistán?

La Unión Soviética en plena Guerra Fría (concretamente en 1979) invadió Afganistán con el objetivo de colocar en Kabul a un gobierno comunista afín. Como respuesta, Estados Unidos ayudó y dio armas a los talibanes, que en ese momento se encontraban prácticamente en sus inicios. Con el declive de la URSS, los soviéticos se marcharon y los talibanes tomaron el control del país. Hasta que llegó la fecha que todos conocemos: el 11 de septiembre de 2001. El atentado contra las Torres Gemelas empujó a Estados Unidos a la guerra en el país centroasiático. El 7 de octubre de 2001 una coalición liderada por Estados Unidos lanzó ataques en Afganistán y la primera semana de diciembre de ese mismo año, el régimen talibán ya había sido derrocado. 

Ejército estadounidense en Afganistán.

¿Cómo surgieron los talibanes?

Los talibanes (‘estudiantes’ es lengua pastún) tuvieron sus orígenes a principios de la década de los 90 en el norte de Pakistán. Los expertos creen que el movimiento apareció por primera vez en seminarios religiosos, los cuales estaban financiados principalmente por Arabia Saudita, en los que se predicaba la línea más radical del islam sunita. En sus orígenes era un movimiento de estudiantes islamistas ultraconservadores y rigoristas como tal. 

Sin embargo, en la actualidad, se constituyen como un emirato asambleario regido por la ‘sharia’ (ley islámica). Se trata de un Estado aparte: tienen sus propios impuestos, ejercito y tribunales.

¿Cómo era su estilo de vida?

Los talibanes fueron controlando numerosos territorios. Logrando en 1998 controlar casi el 90% de Afganistán. En un principio, la población afgana recibió con buenos ojos a los talibanes, que estaban cansados de los excesos de los muyahidines y de las luchas internas del país. 

Por ello, gran parte de su éxito inicial se debió a que erradicaron la corrupción, frenaron la anarquía, impulsaron el comercio y reformaron las carreteras y áreas bajo su control para que fueran seguras. Pero no todo era bonito. Los talibanes también impulsaron castigos acordes con la ‘sharia’: ejecutaron públicamente a asesinos y adúlteros y amputaron extremidades a todos aquellos declarados culpables por robo. En sus zonas también se aplicaron penas como la lapidación y los latigazos por “crímenes” como por ejemplo que una mujer hable con otro hombre que no es de su familia (dependiendo de su la mujer está casada o no). 

Además, los hombres debían dejarse crecer la barba y las mujeres tenían que llevar un burka que les cubriera todo el rostro y cuerpo. Prohibieron la música, el maquillaje, el cine, la televisión y que las niñas fueran a la escuela a partir de los 10 años. 

Con estas normas tan severas, los talibanes fueron acusados por el panorama internacional de abusos culturales y de violaciones a los derechos humanos. Mientras tanto, muchos los afganos seguían haciendo muchas de las cosas prohibidas en secreto, arriesgándose a recibir los extremos castigos.

¿Qué relación tienen con Al Qaeda y Estado Islámico?

Los talibanes estuvieron en el punto de mira tras los atentados del 11-S. Fueron acusados de servirles de “santuario” al principal sospechoso que había en ese momento de los ataques: Osama bin Laden y a todo su grupo terrorista Al Qaeda. 

Durante los ataques de Estados Unidos a Afganistán, Mullah Mohammad Omar, Bin Laden y otras figuras importantes dentro del grupo terrorista, lograron que no les capturasen a pesar de que se trató de una de las persecuciones más grandes del mundo. 

Desde los territorios controlados por los talibanes se han movido y surgido grupos como Al Qaeda y el Estado Islámico. Este último ha combatido en algunas ocasiones contra los talibanes y eso ha sido un punto clave en las negociones con Estados Unidos: a cambio de la retirada total de los estadounidenses de Afganistán, los talibanes prometieron que no permitirán que se planeen atentados yihadistas desde su territorio en otros países, como pasó en el 11-S. Sin embargo, los expertos dudan de la palabra de los insulgentes.

¿Qué relación tienen con Pakistán?

Pakistán ha sido acusado en numerosas ocasiones de «ayudar a dar forma a los talibanes». Los expertos aseguran que muchos afganos que se unieron al movimiento fueron educados en madrasas (escuelas religiosas) de Pakistán. Además, el país fue uno de los tres únicos países (juntos con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos) que reconocieron a los talibanes cuando tomaron el poder. Pakistán fue también el último país en romper relaciones diplomáticas con el grupo. 

Los informes de inteligencia y seguridad aseguran que muchos altos dirigentes talibanes se refugiaron en la ciudad de Quetta (Pakistán), desde donde guiaron al grupo. Es lo que se bautizó como ‘Quetta Shura’: un grupo de veteranos del régimen talibán, pero la capital de Pakistán (Islamabad) negó siempre su existencia.

¿Cuál es su situación actual?

Su líder es Mawlawi Hibatullah Akhundzada, que fue nombrado el 25 de mayo de 2016, después de que su anterior cabecilla, Mullah Akhtar Mansour, muriera en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses.

Akhundzada es el encargado de los asuntos políticos, religiosos y militares de los talibanes. Está situado por los expertos en el grupo desde los orígenes. Participó en la resistencia islamista contra la campaña militar soviética y trabajó como jefe de los Tribunales de la Sharia. Se cree que tiene alrededor de 60 años, que ha vivido la mayor parte de su vida en Afganistán y que tiene estrechos vínculos con ‘Quetta Shura’.

Mawlawi Hibatullah Akhundzada.

Los talibanes comenzaron sus conversaciones con Estados Unidos en 2018, y en 2020 ambas partes llegaron a un acuerdo de paz en Doha donde Estados Unidos se comprometía a retirarse del país y los talibanes a prevenir ataques contra el país norteamericano y a no permitir que Al Qaeda u otros grupos terroristas operaran en las zonas que ellos controlaban. Pero los talibanes han seguido atacando a las fuerzas de seguridad afganas y a la población civil. Tanto es así, que las conversaciones de paz de Doha actualmente están paralizadas.

Los expertos creen que ahora mismo el grupo es más fuerte en número que en cualquier otro momento desde que fueron derrocados en 2001. La OTAN estima que disponen con hasta 85.000 combatientes a tiempo completo. Por otro lado, consideran que controlan entre un tercio y una quinta parte del país. Pero el avance está siendo mucho más rápido de lo que muchos temían.

Artículos relacionados