martes, agosto 9, 2022

Día Mundial contra el cáncer de mama: “Querida amiga mía”

Querida amiga mía:

La mujer de las mil batallas, la chica del espejo, que porta por bandera un lazo rosa en su pecho. Aquella a la que tanto viento en contra descompuso su peinado pero que ni los años ni su talla ni su pelo podrán nunca ser capaces de cambiarle la mirada. Esa mujer a la que, como dice Leire Martínez, “un maldito vendaval cambió su signo del zodiaco”.

‘Cáncer’, ‘tumor’, son palabras que asustan, ¿verdad? Es normal tener miedo, pero a veces hay que hacer caso a Manuel Carrasco y “plantar la esperanza en el lugar donde más duele, para que crezca bien fuerte”.

Tú, que luchas cada día contra ese ‘bicho’ que trajo frío a casa y ganas de llorar. Tú, que te armas cada día de resiliencia, coraje y valor. Tú que miraste al miedo a los ojos para afrontar el comienzo de una nueva etapa que no solo va a cambiar tu vida, sino también la de los de tu alrededor, porque el cáncer no solo lo sufren los que tienen la enfermedad. Tú, querida amiga mía, eres un ejemplo para todas las demás.

El alma no se despeina… al igual que la paloma nunca deja de ser ave, aunque tenga un ala rota. Si sigues las pautas de Rozalén y Estopa y «miras todo como un niño», los colores se vuelven más intensos.

No te olvides de que el destino no está escrito, que hay quienes han vuelto a renacer y recuerda siempre el lema que Maldita Nerea cantó un 19 de octubre: “Hasta el invierno más largo, muere rendido ante el mar”.

Querida amiga mía, ven y mírate al espejo, te presento a la chica más valiente del universo.

Por aquellas que lloraron, por aquellas que se desesperaron. Por aquellas que resistieron, por aquellas que lucharon. Por aquellas que sonrieron, por aquellas que no miraron atrás. Por todos aquellos que les apoyaron y, sobre todo, por aquellas que lo superaron, que intentan sobrevivir cada día y por las que nos cuidan desde el cielo.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel