lunes, junio 14, 2021

Demócratas y republicanos se unen para aumentar la competitividad industrial de EE.UU. frente a China

Ambos partidos han dado luz verde a una inversión de 250.000 millones de dólares para hacer frente al desarrollo comercial del gigante asiático

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes un proyecto de ley con un gasto previsto cercano a los 250.000 millones de dólares que tiene como objetivo aumentar la competitividad nacional para hacer frente al poder industrial y militar de China.

El proyecto quedó aprobado por 68 votos a favor y 32 en contra, logrando así el apoyo de senadores de los dos partidos. El presidente estadounidense, Joe Biden, celebró la aprobación del proyecto en el Senado y pidió a la Cámara Baja que haga lo propio.

«Mientras otros países siguen invirtiendo en su propia investigación y desarrollo, no podemos arriesgarnos a quedar atrás. Estados Unidos debe mantener su posición como la nación más innovadora y productiva», afirmó el mandatario.

El punto más destacado del proyecto es una partida de 50.000 millones de dólares para que el Departamento de Comercio subsidie el desarrollo y la fabricación de chips semiconductores, necesarios para dispositivos civiles y también militares. En los últimos años, la dependencia global y de Estados Unidos hacia China para la compra de semiconductores ha crecido exponencialmente.

El riesgo, «ceder el liderazgo global»

El proyecto también destina dinero a la ciencia, la investigación y el desarrollo y para potenciar alianzas entre empresas privadas y universidades.

Asimismo, prevé nuevas sanciones contra China por abusos contra los derechos humanos, un boicot diplomático a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Pekín y destina 300 millones de dólares a contrarrestar la influencia política del Partido Comunista chino.

El líder de la mayoría en el Senado y coautor del proyecto, el demócrata Chuck Schumer, aseguró que el país que consiga las tecnologías del futuro será «el líder económico mundial con profundas consecuencias sobre la política exterior y la seguridad nacional».

«O podemos ceder el liderazgo global a nuestros adversarios o podemos allanar el camino para otra generación de liderazgo estadounidense», aseguró Schumer.

Artículos relacionados