martes, junio 28, 2022

Debate en Cataluña: la Generalidad creará listas negras de profesores universitarios que usen el castellano en sus clases, según ‘EL MUNDO’

Los profesores de las universidades y la oposición denuncian este control lingüístico que quiere imponer el Gobierno catalán en las universidades de la comunidad

Nuevo debate en Cataluña. La Consejería de Universidades de la Generalidad, controlada por JxCat, forzará a las universidades a remitirle informes semestrales detallando en qué lengua están impartiendo las clases los profesores, como también, les informarán de las «incidencias que se produzcan en los cambios de lengua de docencia», según apuntan en el diario ‘EL MUNDO’.

Con el objetivo de fomentar la extensión de la inmersión lingüística en las Universidades, yendo más allá de la educación Primaria y Secundaria, el Gobierno catalán se interpondrá en la libertad de cátedra de los docentes universitarios catalanes para fomentar la inmersión del catalán en las universidades.

Los profesores de las universidades catalanas han mostrado su descontento ante este control lingüístico, ya que, como explica Juan Antonio Gil, profesor de Matemáticas de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) en ‘EL MUNDO’: «Si el alumno me pregunta en castellano, le respondo en castellano. Si me pregunta en catalán, le respondo en catalán. Es lo que hace la inmensa mayoría de los profesores. La mayoría somos bilingües. Este control lingüístico es innecesario«, denunciaba. «Va a servir para señalar al profesorado que hace las clases en castellano. No me cabe la menor duda de que el objetivo final es ese. Es detectar al profesorado que recurrentemente hace las clases en castellano«, indica.

Este control lingüístico será llevado a cabo por el propio Gobierno catalán, quienes aseguran que harán un «seguimiento exhaustivo del cumplimiento de la lengua de docencia de las universidades» con el objetivo de llevar a las aulas de las universidades una extensión «del bilingüismo real» que impera en la sociedad catalana.

Algunos profesores no están de acuerdo con este control por parte del Gobierno catalán, como lo denuncia Isabel Fernández Alonso en ‘EL MUNDO’. Isabel es profesora titular de Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) e indica que «la universidad catalana, al igual que nuestra sociedad es claramente bilingüe».

Además, Isabel explica que «en una misma aula se utilizan con normalidad las dos lenguas» y que «el poder nacionalista está encontrando en la Universidad un escollo con el que no contaba», ya que «cada vez más profesores denunciamos la instrumentalización de los órganos de gobierno para haber pronunciamientos políticos que intentan dibujar un pensamiento único en los campus, que en absoluto es tal».

Isabel se muestra indignada ante este control lingüístico que quiere aplicar el Gobierno catalán sobre los profesores en las universidades, por eso, denuncia en ‘EL MUNDO’ que los profesores «no lo vamos a permitir».

Otro profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña, Ricardo Gómez Val, pregunta al Gobierno catalán si, ante esta decisión que han tomado de querer controlar la lengua que utilizan los profesores, se han planteado si es mejor premiar la calidad del docente que la lengua en la que se expresa.

«Esta inspección a los profesores y esta imposición no tiene ningún sentido; parece que quieran trasladar la inmersión lingüística a la universidad», denuncia Ricardo Gómez.

La oposición, en contra del control lingüístico impuesto por el Gobierno catalán

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos y Vox han mostrado su rechazo, al igual que los profesores de las universidades de Cataluña, sobre el control lingüístico que quiere aplicar el Gobierno catalán en todas las universidades de la comunidad.

«No tuvieron bastante con espiar a los niños en los patios, ahora también van a vigilar en qué lengua imparten los profesores su asignatura en las universidades catalanas. Parece que disfrutan con una Cataluña cada vez más aislada», denuncia Lorena Roldán, diputada del PP al diario ‘EL MUNDO’.

El portavoz de Ciudadanos en el Parlamento catalán, Nacho Martín Blanco, también ha denunciado esta iniciativa que considera «forma parte de su cultura del odio a lo español». Además, indica, «esa obsesión por imponer el catalán perjudica la capacidad de atracción que tienen las universidades».

Manuel Acosta, parlamentario de Vox, también denuncia este control lingüístico: «Esta imposición mina el fundamento de la Universidad, que siempre ha sido espacio de estudio, de espíritu crítico, universal y libre. El separatismo no puede soportar la discrepancia», indicaba.

Artículos relacionados