viernes, marzo 1, 2024
viernes, marzo 1, 2024

Críticas al nuevo Estatuto del Becario de Yolanda Díaz: «No mejora la calidad formativa»

El número de personas en formación práctica no podrá superar el 20% de la plantilla y han de tener derecho a salario, compensación de gastos y vacaciones

El número de personas en formación práctica no podrá superar el 20% de la plantilla de la empresa y tendrán derecho a compensación de gastos, así como a vacaciones y días festivos, según recoge el último planteamiento del Ministerio de Trabajo para el estatuto del becario.

El documento ha sido ya aceptado y ratificado por la ejecutiva de CCOO, en tanto que UGT tiene previsto hacerlo en breve, tras lo que el Ministerio de Trabajo y los sindicatos cerrarán un acuerdo del que previsiblemente no formará parte la patronal CEOE.

Esa última propuesta de texto de estatuto -una normativa que comenzó a negociarse el pasado mes de abril- fija toda una serie de derechos para las personas en programas de formación práctica. Como la compensación de gastos «por una cuantía mínima suficiente» de todos aquellos en los que se incurra como consecuencia de las prácticas, «tales como gastos de desplazamiento, alojamiento o manutención».

La empresa, añade la propuesta, no estará obligada a abonar dichos gastos si existen otras becas o ayudas que los cubran o si es una formación práctica de carácter remunerado, «cuando la cuantía de dicha remuneración sea suficiente».

Asimismo, se establece el derecho a que se respeten «los límites y descansos, incluidos días festivos y vacaciones» y se recoge que las actividades formativas no podrán desarrollarse en horario nocturno ni a turnos, «salvo que excepcionalmente los aprendizajes previstos en el plan formativo no puedan desarrollarse en otros periodos».

También se especifica que los becarios tendrán derecho a todos los servicios con los que cuenten las personas trabajadoras en el centro de trabajo, tales como restauración, zona de descanso, aparcamiento u otros, en las mismas condiciones que el resto. Para asegurar una adecuada tutorización, el borrador plantea que cada persona tutora podrá tener como máximo, de modo simultáneo, a cinco personas en formación práctica, que serán tres en las empresas de menos de treinta personas de plantilla.

En este contexto, también se fija que en «ningún caso el número de personas en formación práctica podrá superar el 20 % de la plantilla total de la empresa». No obstante, añaden, cualquier empresa podrá concertar formación práctica con dos personas, con independencia del número de la plantilla.

Esta propuesta deja para un desarrollo normativo específico los derechos en materia de Seguridad Social, es decir cómo serán la cotizaciones de los becarios.

CCOO ha destacado en un comunicado que con la norma solo serán posibles las prácticas no laborales cuando formen parte de los contenidos curriculares para la obtención de títulos oficiales, una cuestión importante para el sindicato, porque las prácticas no curriculares constituyen la figura más precarizada, menos protegida y más propensa al fraude.

Para el resto de prácticas deberán usarse los contratos formativos regulados en el artículo 11 del Estatuto de los Trabajadores, sea el contrato de formación en alternancia o el de adquisición de práctica profesional, acordados en la reforma laboral a finales del pasado año.

Se establece un período transitorio para la adaptación de los actuales acuerdos hasta 31 de diciembre de 2023, y de tres años para que las universidades adapten a la ley las actuales prácticas extracurriculares.

Universitarios acusan a Yolanda Díaz de ignorarles

Por otro lado, la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas ha acusado este miércoles a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de ignorarles en la redacción del futuro Estatuto del Becario, un texto que creen no mejora la calidad formativa de las prácticas ni da soluciones viables a los problemas.

En un comunicado enviado hoy miércoles, la CREUP afirma que el Ministerio de Trabajo no ha tenido en cuenta sus reclamaciones para lograr unas «prácticas remuneradas y de calidad», y exige otra redacción.

El texto, negociado en la Mesa de Diálogo Social sin contar con la comunidad universitaria, suprime «las prácticas extracurriculares para eliminar el fraude laboral, sin embargo, este cambio supondrá un perjuicio directo al estudiantado, que no podrá realizar sus prácticas si no es mediante un contrato de formación, gestionado por su cuenta en vez de por la Universidad, como actualmente sucede».

Además, el Estatuto plantea una moratoria de 3 años para reformar los grados que no tengan prácticas curriculares en sus planes de estudios, «lo cual no garantizará al estudiantado que pueda acceder a una formación práctica, debido a la negativa de las Universidades a reformar los planes de estudios y la escasez de oferta de prácticas dignas y de calidad«.

La Coordinadora sostiene, además, que la remuneración de las prácticas es una de las principales políticas para eliminar el fraude, así como para dignificar la actividad formativa del estudiantado y permitir la permanencia de aquellas personas con menor capacidad económica en sus estudios.

“Este texto no afronta las deficiencias en la calidad formativa de las prácticas, elimina las extracurriculares como una de las vías fundamentales de formación profesional del estudiantado y no establece una remuneración justa ni suficiente que sirva como mecanismo de protección de las personas con peor situación socioeconómica”, concluye el presidente de CREUP, Nicolás Hernández.

Ayer, la Conferencia de Rectores expresó también su rechazo al Estatuto del Becario porque creen que perjudicará a la formación de los estudiantes y reducirá de modo «significativo» la oferta de prácticas de la que ahora disponen.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores