martes, septiembre 28, 2021

Ceuta abre 17 aulas en institutos para escolarizar a los menores marroquíes que entraron de manera ilegal

Ceuta calcula colocar a 260 menores marroquíes que entraron de forma ilegal durante el mes de mayo en ‘aulas de primera acogida, evaluación e inmersión lingüística’

Ceuta pondrá en funcionamiento 17 aulas de primera acogida, evaluación e inmersión lingüística para atender a los menores marroquíes que entraron en las avalanchas de los días 17 y 18 de mayo, según la resolución del Ministerio de Educación y Formación Profesional que este martes publica el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esta medida, según las previsiones, afectará a unos 260 menores marroquíes; se llevará a cabo en la etapa de educación secundaria obligatoria (ESO), y tendrá carácter temporal durante este curso 2021-2022 para alumnos de entre 12 y 16 años «con desconocimiento del idioma o desfase curricular grave».

Con estas aulas se pretende «proporcionar los apoyos necesarios que permitan evaluar la situación y nivel de competencia curricular de cada menor y proporcionarles un nivel mínimo de competencia lingüística en lengua castellana, garantizando su adecuada incorporación al sistema educativo».

Las clases se habilitarán en los institutos Abyla, Almina, Clara Campoamor, Luis de Camoens y Siete Colinas, y el apoyo educativo será realizado por maestros, preferentemente con la especialidad de Educación Primaria, estando dotada cada una de ellas de un docente.

El BOE recoge además que las aulas constituyen una medida «temporal y de carácter excepcional» ya que Ceuta asumió inicialmente la guarda de más de un millar de menores que cruzaron la frontera en mayo, no existiendo «certeza del tiempo que van a permanecer en esta situación».

Las clases serán de tarde en los cinco institutos, con cuatro horas lectivas al día y cada grupo estará formado por quince alumnos, si bien esta asignación es «flexible y se irá revisando en función de la evolución de los menores y de su progresiva incorporación a otros niveles y a los grupos ordinarios».

El aula de primera acogida, evaluación e inmersión lingüística propiciará fórmulas de trabajo y organización flexibles que favorezcan el aprendizaje del alumnado y la adquisición de un nivel mínimo de competencia lingüística en lengua castellana.

Fuente: EFE

Artículos relacionados