lunes, abril 19, 2021

Castilla y León suspende la vacunación con AstraZeneca y el Gobierno pide cautela

El Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco esperará a la decisión de la EMA sobre la vinculación de esta vacuna con casos de trombosis

La Junta de Castilla y León ha suspendido temporalmente la vacunación con el antídoto del laboratorio anglosueco AstraZeneca. El Gobierno de la región ha decidido tomar esta medida de forma cautelar hasta que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) aclare si existe una vinculación entre esta vacuna y algunos casos de trombosis detectados entre población inmunizada.

La decisión del organismo europeo se espera para este mismo miércoles. Mientras, este martes, el responsable de la estrategia de vacunas de la EMA, Marco Cavaleri, afirmó hoy que hay un vínculo «claro» entre el preparado AstraZeneca y los casos de trombos.

La inmunización con esta vacuna ya se suspendió el pasado 15 de marzo en el conjunto del territorio español. Los pinchazos con el antídoto anglosueco no se reanudaron hasta diez días después, el 25 de marzo.

El Gobierno pide calma a las comunidades

Ante el salto de la liebre protagonizado por Castilla y León, el Gobierno central ha querido lanzar un mensaje desautorizando la medida de cara al resto de autonomías.

Lo ha hecho a través de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que ha recordado a las comunidades que los criterios sanitarios sobre las vacunas no corresponden a las regiones.

El Gobierno también ha recordado que los ministros de Sanidad de la UE se reunirán en la tarde de este miércoles después de que la EMA emita su veredicto sobre la idoneidad de la vacuna de AstraZeneca. Por esta circunstancia, la reunión del Consejo Interterritorial de Salud se retrasará a las 20.00.

Por su parte, Castilla y León ha contestado asegurando que comunicó a Sanidad su decisión de suspender la inmunización con AstraZeneca y que «cuando se pronuncie la EMA, volveremos o no a vacunar».

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado