martes, agosto 16, 2022

Castilla y León se despide del Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Desde este domingo, la tasa por herencias y donaciones se reduce un 99%, una medida que beneficiará a entre 5.000 y 15.000 contribuyentes

Este domingo entró en vigor la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones aprobada por las Cortes de Castilla y León para conseguir la práctica supresión de esta tasa (a partir de ahora, se bonificará al 99%), cuantificada actualmente por la Junta en unos 35 millones de euros al año y que afecta a entre 5.000 y 15.000 contribuyentes.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró que esta «no será la última bajada» de impuestos de la legislatura, ya que se ha comprometido a seguir con las bonificaciones planteadas en el pacto de legislatura del PP y Ciudadanos.

Durante la defensa del proyecto de ley que modifica los tributos cedidos de la comunidad, Mañueco remarcó que este cambio acaba con un impuesto «injusto que penaliza el esfuerzo de las empresas y las familias«, lo que será «positivo para todos los ciudadanos» al favorecer la inversión y el crecimiento.

La oposición, en voz de la socialista Rosa Rubio, se ha mostrado crítica con el «empeño» del PP y Ciudadanos por que «quien más tiene y quien más hereda, menos pague«, lo que en su opinión debilita la recaudación y con ello la financiación de servicios públicos como la lucha contra la pobreza, el aumento de plazas residenciales para mayores y la dotación de más personas para sanidad, entre otros fines.

Artículos relacionados