jueves, abril 18, 2024
jueves, abril 18, 2024

Fernández Díaz y Martínez mantienen versiones opuestas en el careo de Kitchen

Martínez reconoció que el exministro estaba al tanto de la operación Kitchen, aunque matizó que nunca se llamó así y que siempre consideró que eran actuaciones legales en busca de la fortuna oculta de Bárcenas en el extranjero. Fernández Díaz por su parte rechazó todos estos extremos, dijo no conocer la operación y que de haber existido hubiese sido una deslealtad que él no lo supiese.

Las discrepancias entre las dos versiones llevaron a la Fiscalía a pedir que el exministro entregase su móvil pero en él no se encontró ningún mensaje correspondiente al contacto «Paco Martínez». Según dijo Fernández Díaz, su anterior teléfono se rompió y adquirió otro en abril de este año, razón por la que el juez le ha pedido que entregue voluntariamente su anterior terminal.

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha mantenido que desconocía la operación Kitchen durante el careo al que se ha enfrentado a su ex número dos Francisco Martínez, en el que ha insistido que los mensajes que este le atribuye están manipulados.

Siguen de esta forma las versiones contradictorias entre los dos imputados en la operación de supuesto espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas en busca de documentos comprometedores sobre dirigentes del partido.

Martínez ha insistido en que el entonces ministro le envió mensajes relacionados con la operación Kitchen, extremo que éste ha negado al asegurar que no sabía nada de un supuesto espionaje a Bárcenas. Ha reiterado el ministro que se enteró de todo por la prensa, si bien su entonces subordinado ha insistido en que fue Fernández Díaz quien le preguntó por el chofer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos, captado supuestamente como confidente para la operación, y que el le reportaba la información que le iba llegando.

Según explicó la defensa del exministro cuando compareció la semana pasada, algunos de los mensajes que le atribuye Martínez contienen la letra «k» en palabras como «kedado», un estilo que no es propio de Fernández Díaz. Pero el ex número dos de Interior ha rebatido este argumento al decir que Fernández Díaz tiene contactos registrados en el móvil en los que sustituye la «c» por la «k». El exministro ha contestado que lo hace para diferenciarlos de otros similares.

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el que fuera su número dos, Francisco Martínez, se enfrentan este viernes a un careo para tratar de descubrir quién de los dos miente acerca de la autoría de los mensajes que supuestamente se cruzaron sobre la operación Kitchen para espiar al extesorero Luis Bárcenas.

Martínez decidió registrar los mensajes ante notario cuando se vio implicado en la causa, mientras que el exministro, cuando fue imputado meses después, negó haberlos enviado y apuntó incluso en un recurso a que eran «perfectamente manipulables».

Dada la importancia de los mensajes «y la carga incriminatoria que poseen» el juez del caso Villarejo, Manuel García Castellón, decidió acordar de oficio este cara a cara ante las evidentes contradicciones en las manifestaciones que prestaron como imputados hace dos semanas.

Desde el protagonizado en 1998 por el exministro de Interior José Barrionuevo y el ex director general de la Seguridad del Estado Julián Sancristóbal en el caso GAL -sobre la guerra sucia contra ETA-, no se recuerda un careo de esta envergadura en la Audiencia Nacional.

Martínez sostiene que el exministro llegó a preguntarle en uno de esos mensajes por el confidente policial que actuaba como chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos, también imputado y quien ha pedido hace unos días volver a declarar de forma voluntaria.

«Chófer B. Sergio Javier Rios Esgueva (ahora hace esa función con su mujer)», decía un mensaje que supuestamente le envió Fernández Díaz el 13 de julio de 2013. «Entiendo que hablamos mañana en cuanto tengas el contacto Cecilio», le preguntó en otro Martínez. La contestación fue: «Yo lo tendré al acabar el Consejo, así hemos kedado (sic). Total coordinación y medios. Hay que conseguir esa info…».

Según el auto en el que el juez ordenaba el careo, Martínez explicó que el primer mensaje «reflejaba el encargo que le había hecho el exministro», y que en el otro Fernández Díaz «le pidió que recabase información sobre cuestiones relacionadas con los delitos» que se imputaban a Bárcenas y que le dijo que le daría un contacto en el CNI porque «en ese momento la prioridad del Gobierno era disponer de información» del extesorero.

Relacionados

spot_img

Colaboradores