domingo, junio 26, 2022

Biden, sobre si tendrá una reunión con Kim Jong-un: dependerá de si es «sincero» y «serio»

Corea del Norte no ha mostrado en los últimos dos años interés en retomar las conversaciones sobre desarme nuclear pese a las ofertas de EE.UU. para volver a reunirse

El presidente de EE.UU., Joe Biden, se comprometió este sábado a fortalecer la capacidad de disuasión de Washington y Seúl en la península coreana y consideró que una cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, podría ser posible si éste se muestra «sincero» con respecto a retomar el diálogo sobre desarme.

En la rueda de prensa tras la cumbre celebrada este sábado en la nueva oficina presidencial de Seúl, Biden y su homólogo surcoreano, Yoon Suk-yeol, aseguraron que se han comprometido a seguir fortaleciendo la «postura disuasoria» en la península ante los repetidos avances armamentísticos que viene cosechando Corea del Norte.

Biden afirmó que trató con Yoon diversos asuntos de seguridad regional «incluyendo el hacer frente a las amenazas que plantea la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial de Corea del Norte) mediante un fortalecimiento aún mayor de nuestra postura disuasoria y trabajando para la completa desnuclearización de la península de Corea».

Activos estratégicos, cuando «sea necesario»

La declaración conjunta que se emitió al término del encuentro asegura que ambos «reafirman el compromiso de EE.UU. de desplegar activos militares estratégicos estadounidenses de manera oportuna y coordinada según sea necesario».

El texto también habla de «mejorar dichas medidas e identificar pasos nuevos o adicionales para reforzar la disuasión frente a las actividades desestabilizadoras de la República Popular Democrática de Corea».

Durante la reciente campaña electoral para las presidenciales surcoreanas, Yoon habló incluso de volver a desplegar armas nucleares estadounidenses en el Sur, aunque luego se retractó y mencionó la necesidad de incrementar los activos estratégicos (desde bombarderos a submarinos) del Pentágono para hacer frente a una Corea del Norte que desde 2019 ha logrado importantes avances para su arsenal.

Pese al compromiso de Biden y Yoon de fortalecer capacidades de respuesta combinada y agrandar las maniobras militares conjuntas (que Pionyang detesta), lo reflejado finalmente en el texto apunta a que Washington sigue insistiendo en una estrategia regional flexible de «quita y pon», en cuanto al despliegue de elementos se refiere, para no soliviantar excesivamente a Pionyang.

¿Una cumbre con Kim?

Al ser preguntado sobre si estaría dispuesto a celebrar una cumbre con Kim Jong-un (tal y como hizo su predecesor, Donald Trump) y bajo qué condiciones, Biden afirmó que una eventual reunión con el líder norcoreano, dependería de si este es «sincero» y «serio» de cara a la reapertura del diálogo sobre desnuclearización, el cual está estancado desde 2019.

La realidad no apunta en esa dirección; Pionyang no ha mostrado en los últimos dos años ningún interés en retomar las conversaciones sobre desarme pese a las repetidas ofertas de EE.UU. para volver a sentarse a la mesa sin condiciones previas.

Es más, tras aprobar el año pasado un plan de modernización armamentística, el régimen ha realizado un número récord de lanzamientos de misiles este año y, tal y como aseguran Seúl y Washington, está preparado para realizar su primer test nuclear desde 2017.

Fuente: EFE

Artículos relacionados