miércoles, agosto 17, 2022

Biden asegura que Estados Unidos «responderá» si Rusia emplea armas químicas en Ucrania

El presidente estadounidense también opina que Rusia debería ser expulsada del G20 debido a la invasión ucraniana y asegura que la escasez de alimentos «va a ser real»

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, opinó este jueves que Rusia debería ser expulsada del G20 debido a su invasión de Ucrania y advirtió de que su Gobierno «responderá» si Moscú usa armas químicas en territorio ucraniano.

Durante una rueda de prensa después de participar en sendas cumbres de la OTAN y el G7 en Bruselas, Biden añadió que la respuesta de Estados Unidos dependería de «la naturaleza del uso» de las armas químicas en Ucrania por parte de Rusia.

«Nuestra respuesta sería proporcional», subrayó Biden desde la sede de la OTAN.

Preguntado por si cree que se debe expulsar a Rusia del G20, Biden respondió con un sí.

«Hoy hablamos de eso. Y planteé la posibilidad de que si no se puede hacer eso (expulsar a Rusia del G20), si Indonesia (país anfitrión de la próxima cumbre) y otros no están de acuerdo, (…) tendríamos que permitir que Ucrania también pueda asistir a las reuniones«, añadió el presidente.

Rusia confirmó precisamente este miércoles la intención del presidente ruso, Vladimir Putin, de asistir a la cumbre del G20 en Indonesia a finales de este año y por ahora el país anfitrión ha mantenido su invitación a ese líder a pesar de su invasión de Ucrania.

Los temores sobre un posible uso de armas químicas o biológicas por parte de Rusia en Ucrania centraron parte de las conversaciones en la cumbre extraordinaria de la OTAN en Bruselas y los aliados consideraron que esa medida «sería inaceptable y tendría graves consecuencias».

Biden dijo que Estados Unidos y sus aliados decidirían «en su momento» qué respuesta darían a ese posible uso de armas químicas por parte de Rusia.

El mandatario reconoció que «las sanciones nunca disuaden» a gente como Putin, pero confió en que si los aliados «mantienen» la presión sobre Moscú, el líder ruso sienta el «dolor» y cambie de trayectoria en Ucrania. 

Biden asegura que la escasez de alimentos «va a ser real» y que este es uno de los temas de los que ha hablado hoy con sus interlocutores en Bruselas.

«El precio de las sanciones no va a ser solo sobre Rusia, va a ser sobre muchos países, incluyendo los países europeos y nuestro país también», apuntó.

Biden afirmó que habrá escasez de alimentos porque tanto Rusia como Ucrania han sido «las cestas de pan de Europa» y reveló que ha hablado con los líderes del G7 sobre cómo agilizar el comercio de trigo y «acabar con las restricciones comerciales» en el envío de alimentos al extranjero.

En concreto, indicó que Canadá y EE.UU., que son grandes productores de trigo, han conversado sobre cómo podrían incrementar sus exportaciones para aliviar la falta de alimentos en las naciones más empobrecidas.

Algunos países han impuesto restricciones a las exportaciones de algunos de los alimentos que producen, pero Estados Unidos les ha pedido que acaben con esas limitaciones ante la guerra en Ucrania.

«Estamos en el proceso de hablar con nuestros amigos europeos sobre lo que sería, lo que necesitarían, para aliviar esas preocupaciones relativas a la escasez de alimentos», explicó Biden.

Casi desde el inicio de la invasión rusa el pasado 24 de febrero, la ONU y sus agencias han advertido de que la guerra puede suponer un golpe muy duro para numerosos países, dado el encarecimiento de los combustibles que ha provocado y porque tanto Rusia como Ucrania son dos de los mayores productores de cereales y de fertilizantes en el mundo.

Entre otras cosas, Rusia y Ucrania representan más de la mitad del suministro mundial de aceite de girasol y un 30 por ciento del de trigo.

Según la ONU, sólo Ucrania produce más de la mitad del trigo que usa el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia de la ONU que apoya a países de todo el mundo para combatir el hambre.

Además, hay 45 países de África y otras zonas que importan al menos un tercio de su trigo de Ucrania o Rusia y otros 18 que compran al menos la mitad, entre ellos Egipto, la República Democrática del Congo, el Líbano, Siria, Somalia, Sudán o Yemen.

Fuente: EFE

Artículos relacionados