miércoles, diciembre 1, 2021

Batet retira el escaño de diputado a Alberto Rodríguez y Podemos anuncia una querella por «prevaricación»

Así se lo ha requerido el último oficio enviado por el Tribunal Supremo tras la polémica al respecto

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha comunicado a Alberto Rodríguez la pérdida de su condición de diputado de Unidas Podemos, tal como le ha requerido el último oficio enviado por el Tribunal Supremo que le ha condenado a una pena de prisión conmutable por multa y a una pena accesoria de inhabilitación por un delito de atentado a agente de la autoridad.

En un comunicado, la Presidencia de la Cámara señala que también se ha dado traslado de esa situación a la Junta Electoral Central, a los efectos de su sustitución, y a la Secretaría General del Congreso.

También ha remitido oficio al Tribunal Supremo trasladando copia de estas comunicaciones.

Batet se ha puesto en contacto personalmente con Alberto Rodríguez para trasladarle la notificación del Tribunal Supremo y le ha comunicado el oficio del presidente del Alto Tribunal por el que se da traslado de la sentencia de la Sala Segunda, que comporta la pérdida de su condición de diputado, y del auto por el que se dispone su ejecución.

El paso dato por Batet se produce después de que el presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, le haya vuelto a remitir este viernes un escrito para dejarle claro que la sentencia conlleva la pena de «inhabilitación especial» que es una pena accesoria obligada según el Código Penal.

La presidenta de la Cámara Baja reunió de urgencia este jueves a la Mesa del Congreso tras el oficio que le había remitido el Supremo un día antes para conocer la fecha en la que se iba a iniciar la inhabilitación de Rodríguez, aunque no tomó ninguna decisión y acordó finalmente pedir una aclaración de la sentencia al Alto Tribunal.

En su segundo escrito llegado este viernes al Congreso, Marchena subraya la vigencia de la inhabilitación, pues se trata de una pena accesoria que es obligada en virtud del Código Penal, que así lo exige cuando se imponga una pena de prisión como es el caso, ya que Rodríguez fue condenado a mes y medio de cárcel, pena que «solo a exclusivos efectos de ejecución» fue sustituida por multa de 540 euros.

Por contra, los servicios jurídicos de la Cámara Baja habían interpretado días antes que Rodríguez no perdía la condición de diputado al haberse conmutado la pena de prisión por la multa, ni tampoco por la «inhabilitación especial para sufragio pasivo» que establece la sentencia, ya que entendían que iba vinculada a un periodo electoral y no al momento actual, en el que ya era diputado electo.

Podemos se querella contra Batet

A última hora de este viernes, Podemos ha anunciado a través de un comunicado que se querellará contra la presidenta del Congreso por su última decisión, ante lo que se entiende como «prevaricación» por parte de Batet, ya que «conoce la sentencia y sabe que la inhabilitación de Alberto Rodríguez era para ser elegido en unas próximas elecciones durante 45 días, lo que en ningún caso implica perder el escaño».

La líder de Unidas Podemos, Ione Belarra, ha denunciado precisamente «prevaricación» horas antes tras la comunicación de Batet a su compañero Alberto Rodríguez de la pérdida de su condición de diputado y ha criticado que haya sido condenado sin pruebas y con el objetivo de quitarle el escaño.

Belarra ha lamentado que su compañero haya sido condenado «a pesar de las pruebas que demuestran que él no estuvo allí» y lamenta, en un mensaje en Twitter, que «el Supremo presiona a la Presidencia del Congreso para retirárselo aunque ambos saben que no es lo que dice la sentencia. Prevaricación».

«Sin pruebas y sin testigos. Esto va de #JuecesContraLaDemocracia. Acaban de privar a Alberto Rodríguez de ejercer como diputado y representar a la gente trabajadora de nuestro país desde el Congreso. Pierde la democracia, avanza la ultraderecha», indica Podemos en su cuenta oficial.

Tampoco hay ningún argumento legal que permita retirar la condición de diputado para la ministra de Igualdad, Irene Montero, tal y como «explicaron con claridad los letrados del Congreso». «Detrás está la reacción judicial y política más profunda. Es un asalto a la democracia», añade.

El exlíder de Podemos, Pablo Iglesias, critica que Batet haya adoptado esta decisión «contra el criterio de los letrados del Congreso y tras las presiones de Marchena y la derecha» y sabiendo que el juicio contra Rodríguez «fue impresentable». «Como en la República de Weimar, el monstruo avanza con aliados», concluye.

Isabel Serra, portavoz de Podemos, asevera: «Los jueces rodean el Congreso y Batet entrega a Alberto Rodríguez».

Para la secretaria de organización, Lilith Vestringe, «se ha consumado un ataque sin precedentes a la soberanía popular; el Tribunal Supremo ha ordenado, y la presidencia del Congreso ha consentido, que se retire el acta a un diputado nacional sin base jurídica alguna. No es un ataque a Podemos, es una agresión a la democracia misma».

Juan Carlos Monedero, exdirigente de Podemos, también lamenta esta decisión: «Hay que ser impresentable», asevera y opina que la presidenta del Congreso «hace lo mismo que ha hecho la socialdemocracia a lo largo de la historia cuando la cobardía ha vencido a la dignidad. Willy Brandt se lamentó de no haber confrontado a los nazis en 1933. No aprendéis».

Juan López de Uralde afirma: «la cacería contra Alberto Rodríguez es un escándalo. Un ataque sin precedentes en nuestra democracia. La sentencia del TS no le quitaba el escaño».

Para la diputada de esta formación por Madrid Beatriz Gimeno, «en adelante Batet no es digna de representar la democracia porque no ha sabido defender la soberanía popular».

Fuente: EFE

Artículos relacionados