sábado, febrero 27, 2021

Miguel Rovira

Miguel Rovira
11 Publicaciones0 COMENTARIOS

Libertad de extorsión

Con Pablo Hasél sucede como con el resto de cuestiones en política española, se ha trazado una línea divisoria entre los míos y los...

No, no es el mercado, amigo

Hace apenas una semana España despertaba con la noticia de la suspensión del presidente de Estados Unidos en Twitter. A dicha suspensión se sumaron,...

Expedición Balmis: cuando España era quien vacunaba al mundo

La historia de España está repleta de episodios fascinantes, muchos de ellos de alcance global, que por unas u otras razones siempre han sido...

Millonarios llorones

La progresiva secularización de la sociedad ha generado, de forma casi religiosa, el auge de una serie de dogmas que han encontrado profetas más...

¿Por qué algunas multinacionales se han convertido en activistas políticos? Una explicación histórica y económica

En relación con las revueltas callejeras que nos ha dejado este 2020, hemos podido observar la constatación de una rocambolesca simbiosis que venía fraguándose...

Paracuellos 84 años después: las últimas horas de Pedro Muñoz Seca

Es Paracuellos uno de los municipios con mayor concentración de mártires por metro cuadrado en toda Europa. Mártires por su condición de católicos, de...

La (merecida) estafa de Salvador Dalí a Yoko Ono

Una de las salvedades que guarda para sí el arte moderno es su pretendida subjetividad. Es decir, a diferencia de otros ­­–clásico, barroco, renacentista...

Agustín de Foxá o el hombre anécdota

La sucesión de nombres molestos en el callejero ha sido amplia, especialmente en la política municipal, pero hay uno que se repite con cierta...

Intelectuales díscolos: Maeztu contra los fusiles del Frente Popular

Al calor de las grandes épocas se han formado pléyades de intelectuales que han acompasado los tiempos, unos —los malos— al son del poder,...

Sangre de mártires: 64 años del levantamiento húngaro contra la Unión Soviética

Si el yugo soviético aplastó, el lazo húngaro, también de acero, estrangulaba ahora el cuello de un Iósif más impersonal y de bronce, que...

Síguenos en redes