lunes, abril 19, 2021

Atentado terrorista en Viena deja varios muertos y numerosos heridos

Medios locales informan de siete fallecidos, entre ellos un policía, y varios heridos graves

Terroristas fuertemente armados han iniciado un tiroteo en una Sinagoga en el centro de la ciudad. Según informan los medios locales uno de los terroristas se ha suicidado haciendo explotar un cinturón de explosivos que llevaba encima y otro permanece huido y fuertemente armado. La policía de Viena ha llamado a evitar todos los lugares públicos.

En la serie de ataques con ametralladoras perpetrado el martes en el centro de Viena participó «al menos un terrorista islamista», mientras que el número de personas asesinadas asciende a, al menos 4, informó el ministro de Interior de Austria, Karl Nehammer en rueda de prensa en la capital austríaca.

Además, uno de los atacantes fue matado en un tiroteo con la policía, que en las últimas horas ha logrado identificarlo y entrar por la fuerza en su vivienda en Viena.

«El segundo agresor sigue a la fuga», añadió el titular, que por primera vez utilizó la palabra «islamista» en relación con este atentado y pidió a la población no acudir al centro de la capital.

La policía continúa su investigación y la búsqueda del terrorista fugado, partiendo de la base de que fueron dos hombres los implicados aunque sin descartar que pudieron haber participado más personas en el crimen.

«No podemos excluir que haya más agresores, por eso siguen las investigaciones en torno al atacante. En este momento creemos que hubo más de un agresor», declaró el presidente de la Policía de Viena Gerhard Pürstl en la misma rueda de prensa.

El atentado, el primero que sufre Viena en 35 años, comenzó con un tiroteo sobre las 20.00 (19.00 GMT) en una céntrica calle de donde se ubica la principal sinagoga de Viena, que estaba cerrada en ese momento, y muy cercana a una frecuentada zona de bares.

Desde ahí, los agresores se desplazaron por el centro de la ciudad, ametrallando indiscriminadamente a quienes ocupaban las terrazas de los locales.

Siete policías usaron anoche sus armas y uno de los agresores «fue neutralizado a las 20:09 horas», precisó Pürstl.

Tres civiles, dos hombres y una mujer, murieron por los disparos de los atacantes, mientras que otras quince personas se encuentran hospitalizadas tras resultar heridas, algunas de ellas graves.

Unos mil agentes, entre ellos de unidades especiales, además de equipos especiales del ejército, participaron en una gran operación que continúa para capturar al atacante huido, mientras prosiguen las investigaciones en el entorno del agresor, explicó Pürstl.

El ejército ha desplazado 75 soldados especiales para proteger edificios, mientras que Alemania y Hungría han anunciado el envío de fuerzas especiales.

Pürstl precisó que el piso en el que vivía el terrorista fallecido fue abierto con explosivos por los agentes y que la población ha enviado a la policía unos 20.000 vídeos con imágenes de lo que sucedía en la ciudad.

«Un 20 por ciento de ese material ha sido analizado por un equipo especial de 35 agentes», aseguró.

«El terror y la violencia no pueden tener lugar. Con ataques de este tipo no nos van a quitar nuestros derechos y libertades», sentenció Nehammer.

La Policía austriaca no ha hecho pública la identidad del terrorista abatido en Viena para no dañar la investigación, pero algunos datos sobre el atacante se han ido filtrando a la prensa local y comienza a bosquejarse el perfil de un hombre joven y fuertemente radicalizado.

Según estas informaciones, Kurtin S. tenía 20 años y había nacido y crecido en la capital austriaca, de manera que planeó su atentado en unas calles que conocía a la perfección. En su familia hay antecedentes migratorios procedentes de Albania, pero sus padres eran originarios de Macedonia del Norte. Apenas fue identificado por la Policía, apareció su historial, porque fue uno de los 90 islamistas que había mostrado intenciones de viajar a Siria, «pero no estaba bajo vigilancia porque la Policía no creyó que fuera capaz de organizar un atentado en Viena».

Las fuerzas de seguridad austriacas han comprobado, por otra parte, que el terrorista anunció previamente el atentado en su perfil de la red social Instagram, que ha sido ya cerrado y en el que posó con el rifle de asalto Zastava M-70, con el que después dispararía a los viandantes y personal de restaurantes del centro de Viena, además de una pistola y un machete, junto a varios cartuchos de pequeño calibre y otros similares al calibre 7,62×39 mm.

Bajo la foto, el terrorista escribió: «Ich gebe die Bayah an Amirul Mumineen, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi» («Le doy el Bayah a Amirul Mumineen, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi»). Esta fórmula es parte de un juramento de lealtad al «líder de los creyentes», que «Abu Ibrahim», el líder de las milicias de Daesh, reclama para sí mismo. Esta promesa de lealtad, a menudo grabada en vídeo, es una tradición de los partidarios de la organización antes de los ataques para que Daesh pueda reclamar estos actos más tarde. «Baqiyah» es parte del dicho árabe «Dawlatul al-Islam baqiyah wa tatamaddad» (El Estado Islámico permanece y se está expandiendo). La exclamación «Baqiyah» sigue gozando de gran popularidad entre los partidarios de Daesh, también porque enfatiza la resistencia de la organización después de la pérdida de la última ciudad en su poder en la primavera de 2019. Si este vídeo fue solo una confesión o una señal para atacar a otros dos cómplices, sigue siendo objeto de investigación.

 

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado