martes, diciembre 7, 2021

Arranca el juicio a Villarejo en el que llevará su propia defensa

El comisario se enfrenta a una petición total de casi 110 años de cárcel por diversos delitos que sentarán en el banquillo a 27 acusados

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha confiado en que tendrá «un juicio justo» en la Audiencia Nacional, que comienza este miércoles a juzgarle por tres presuntos encargos de espionaje: «Espero que no sea una justicia folclórica. Sería como un linchamiento, como en el oeste».

La sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia ha dado inicio con más de 45 minutos de retraso a la primera vista oral por el denominado caso Tándem, donde se enjuiciarán tres piezas -Iron, Land y Pintor- sobre tres presuntos trabajos de espionaje encargados al excomisario y a sus colaboradores, algunos de ellos también policías.

A su entrada en la sede que el tribunal tiene en la localidad madrileña de San Fernando de Henares, Villarejo ha hecho unas breves declaraciones a los medios, ante los que se ha mostrado «tranquilo» y confiado en que tendrá un procedimiento justo.

El excomisario, en primera fila y vestido con la toga de abogado al ejercer como codefensor en esta causa, ha asegurado que «en absoluto» ha usado medios de la Policía Nacional para sus negocios privados y ha indicado que «jamás» llegará a un acuerdo con la Fiscalía, como sí han hecho otros acusados.

«A mí no se me ha tratado como un presunto delincuente; a mí se me ha tratado como un enemigo al que hay que aniquilar», ha aseverado para añadir más tarde que «el miedo pudre por dentro y emponzoña los corazones».

Villarejo se enfrenta a una petición total de casi 110 años de cárcel por diversos delitos.

Los otros imputados

Junto a él se sentarán en el banquillo 27 imputados, entre los que figuran el exjefe de la Unidad Central Adjunta Operativa de la Policía, Enrique García Castaño ‘El Gordo’, y los empresarios Fernando y Juan Muñoz, este último marido de Ana Rosa Quintana. También está incluida la mujer de Villarejo, su socio Rafael Redondo y otros antiguos mandos policiales y colaboradores como Antonio Bonilla y Constancio Riaño.

Fuente: EFE

Artículos relacionados

La soledad en Houellebecq

Podemos, Monedero y el perdón

El negacionismo como modo de vivir

España no tiene que pedir perdón