miércoles, enero 26, 2022

Argentina: el centro derecha gana las elecciones y el kirchnerismo pierde el control del Senado tras más de tres décadas

Ningún grupo tiene ahora mayoría en la Cámara de Diputados, un signo de optimismo para la oposición al Gobierno

El kirchnerismo se encamina a perder su holgada mayoría en el Senado argentino por vez primera en más de tres décadas de confirmarse los datos del escrutinio provisional de las legislativas de este domingo, que dan un mayor apoyo a la principal fuerza de la oposición.

Según el conteo provisional de los comicios -el definitivo lo hará la Justicia electoral en los próximos días- las listas de candidatos a diputados del oficialista Frente de Todos fueron las más votadas en solo nueve de las 24 jurisdicciones, frente a las 12 en las que el opositor Juntos por el Cambio -al que pertenece el expresidente conservador Mauricio Macri (2015-2019)- fue la fuerza más popular.

Además, el partido liberal de Javier Milei, La Libertad Avanza, cosechó unos históricos resultados en Buenos Aires, situándose como tercera fuerza en la capital con más del 17% de los votos. De esta forma, la formación entra por primera vez en la Cámara de Diputados.

Más de 34 millones de personas estaban convocadas a votar, como ocurre cada dos años, para renovar la mitad de la Cámara de Diputados -donde ahora ningún grupo tiene mayoría absoluta- y un tercio del Senado, dominado por el oficialismo, y donde el Gobierno tuvo en estas elecciones peor suerte: lidera con sus propuestas en solo dos de las ocho provincias a las que este año les toca elegir senadores.

El FMI como protagonista

De confirmarse estos datos, el peronismo, al que se adscribe el presidente Alberto Fernández y la exmandataria y actual vicepresidenta Cristina Fernández -que lidera el ala kirchnerista-, perderá su mayoría absoluta en el Senado, donde actualmente cuenta con 41 de los 72 escaños totales.

«He cometido errores y mi obligación es aprender de los mismos», aseveró el mandatario al conocerse los resultados, en un discurso televisado desde su residencia en el que se mostró optimista y llamó a abrir una etapa de esperanza y dejar atrás la que ha estado marcada por la pandemia del covid-19 y la crisis económica que, aseveró, recibió del Gobierno de Macri.

Abogó así por «priorizar los acuerdos nacionales» en un momento en que, según remarcó, ya se siente la recuperación -tras tres años y medio de recesión- pero en que es crucial llegar a un «acuerdo sustentable» con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para refinanciar con el organismo la deuda de 44.000 millones de dólares contraída por el anterior Gobierno.

Para ello, adelantó que enviará al Congreso un proyecto de ley que incluirá los avances que el Gobierno haya alcanzado con el FMI, pero «sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social».

Precedente de las primarias

Los comicios, que tuvieron una participación del 71,67%, llegan precedidos de las primarias de hace dos meses, en las que ya había quedó patente la pérdida de popularidad del Gobierno en medio de la recesión agravada por la irrupción del coronavirus, altos números de pobreza e inflación, escándalos relacionados con la gestión de la pandemia y las antipáticas medidas tomadas para paliarla.

Esa derrota en septiembre generó fuertes tensiones entre el jefe de Estado y la vicepresidenta, lo que elevó la incertidumbre por el futuro de la coalición de Gobierno tras otra posible derrota en las elecciones de hoy. Tal es así que esta noche Cristina Fernández fue la gran ausente en el búnker del Frente de Todos, adonde sí acudió el jefe de Estado.

Hace diez días, la líder kirchnerista, que como vicepresidenta también preside el Senado, fue intervenida de una cirugía programada, y poco después de cerrarse los colegios electorales, en un mensaje a través de Twitter, excusó su ausencia en la sede partidaria por la necesidad de hacer reposo.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados